Publicado el

Compartir mensajes en Twitter para inspirar a otros


FOTO ARCHIVO AFP

El periodista colombiano Azury Chamat fue separado de su hija Eyal, de la que no sabe nada desde noviembre de 2015. Invadido por la impotencia, Chamat elevó un globo de helio al que le escribió en la cola: ¨Tú y yo no estamos lejos, el universo nos necesita en lugares estratégicos para su plan perfecto. Para mi hija Eyal¨. Se presume que la niña vive en Tel Aviv, Israel.

El video en el que esto se muestra se contagió en las redes sociales. El mensaje tocó los corazones de muchas personas en el mundo.

Esa idea, con el que buscaba paz ese padre despojado de su hija, es uno de los casos que motivaron a Iván Darío Hernández, gestor cinematográfico, a lanzar su proyecto Mensajes para liberar.

Cuando lo conoció, se preguntó: “¿Puede un mensaje cambiar el mundo?”.

Ahora, él mismo contesta: “Puede cambiar el mundo si le llega a la persona correcta en el momento justo. Consigue abrir la conciencia y el corazón”.

Muy pronto, el productor de cine Miguel Urrutia se vinculó con esta propuesta, que busca que quien quiera dar un mensaje así, simbólico y que libere el alma de alguna carga, lo haga.

Pueden ser canciones, poemas, dibujos, dramas, lo que a cada cual se le ocurra. Entonces se graba un video, se toma una foto y lo comparte con el hashtag #mensajesparaliberar.

“No caminas para ir más lejos... Lo haces para dejar huella”, escribió Miguel Urrutia en Twitter .

2015

año en que Azuri Chamat dejó de saber de su hija. Después, le envió el mensaje.


Powered by