Publicado el

Cinco paisas que han conocido al Papa Francisco


Foto CORTESÍA

#SeBuscaAFrancisco

Nombre: Jorge Mario Bergoglio

Edad: 80 años

Frase: Cuando algo nos haga sufrir, escuchemos la voz del Señor en el corazón: “¡No tengas miedo, sigue adelante! ¡Yo estoy contigo!”

Después de un mes de buscar a personajes valiosos que se llamaran Francisco, no podíamos dejar de lado al Papa Francisco. Pero claro, entrevistarlo nos quedó bastante complejo, entonces decidimos buscar a personas que lo hubieran conocido para que nos hablaran de él. En sus propias palabras, estas cinco personas nos contaron cómo conocieron al Papa Francisco y qué les sorprendió más sobre él. Algunos hablan de milagros, de abrazos, de consejos e incluso de fiesta. Estos son sus testimonios:

El milagro de Luz Helena Vásquez

Image

“Yo tengo una discapacidad, tuve un derrame cerebral y mi mano y pierna de derecha quedaron paralizadas. Pero cuando nos fuimos de viaje a Europa, yo le dije a todo el mundo: yo voy a ver al Papa Francisco, y nadie me creyó.

Nos fuimos para la audiencia en Roma, pero como yo estoy en silla de ruedas, la guardia me dejó pasar a un lugar especial. Al final de la audiencia, el Papa dio un recorrido por la Plaza y se detuvo justo en el punto en el que yo estaba. Entonces yo empecé a gritar: Papa lindo, yo soy de Colombia, yo te quiero mucho. El se quedó mirándome y me dijo: Vos te vas a mejorar.

“Lo que recuerdo de él es que irradia felicidad, y que a todas las personas a las que se acercó éramos discapacitados o niños. Por ejemplo, él iba en el papamóvil y había otra niñita discapacitada que estaba al lado mío. El cayó en cuenta que no la había saludado, y se devolvió a darle un beso. Así es él”.

El momento quedó capturado en video:

Bueno, pero seguimos viajando y llegamos a Venecia. Allí me puse un vestido muy bonito que llevaba y les dije a todos: por favor párense que yo voy a caminar, esa fue mi primera caminata después de mi derrame cerebral. Para mí ese es un milagro.

Aunque no creo que lo alcance a ver, yo ya compré la camiseta. Además, yo lo tengo en Facebook y siempre le escribo: Papa lindo, yo estuve contigo, yo te quiero mucho. Hasta ahora no me ha contestado, pero quién sabe.

Pero lo mío fue un milagro, ¡que parara justo donde yo estaba!”

La misionera María Teresa García y su abrazo al Papa

Image

Su santidad, ¿le puedo dar un abrazo? Le dije, cuando él ya se estaba alejando. Pero espérese le cuento cómo llegamos a ese momento. Mire cómo Diosito hace sus cosas, yo nunca había salido del país. Yo tengo una persona muy querida en Roma y le pedí que me consiguiera boletas para la misa en la plaza de San Pedro y me dijo que mandara un correo. Pero resulta que cuando llegamos nos dijeron que teníamos boletas era para saludar al Papa. ¡Imagínese!

Ese día yo estaba muerta de la emoción. Yo le había dicho a Dios que quería una bendición para nuestra obra. Yo llegué allá con la boleta y nos acomodaron en primera fila. ¡Y uno con ese corazón así! Pero nanay de fotos, porque uno se alborota y se pierde el momento. Él empezó a pasar, saludó a los enfermitos, dio la vuelta por la Plaza de San Pedro y llegó hasta donde estábamos.

Es una persona TAN cálida, espiritualmente a uno le transmite sencillez y bondad, hasta en su postura. Uno lo ve y se siente acogido. Yo le dije que venía de una comunidad, le pude conversar, y él me puso atención a toda la carreta que le solté. Y cuando me había dado la bendición a mí y a mi comunidad, le dije que si le podía dar un abrazo, se devolvió ¡y me dio tremendo abrazo!”.

Lo que le preocupó a Diego Herrera

Image

“Yo siento que la gente se olvida que es un ser humano, entonces lo ponen a niveles muy altos, como si fuera un Dios. Él es un ser humano, es una muy buena persona, pero solo tiene un pulmón y se cansa.

Yo lo conocí hace un año, en octubre del año pasado. Soy de una comunidad religiosa y tuvimos una audiencia privada con él. Él le habló un poco a la comunidad, invitándonos a ponerle atención a ciertas cosas. Un detalle que noté ese día y que he visto en otras ocasiones, es que es una persona muy dedicada, muy trabajadora, pero que muchas veces está cansado. Vos lo ves con el rostro sonriente o hablando, pero se nota está agotado por todo lo que tiene que hacer. Él no es una persona que se relajó por estar ahí, sino que sigue trabajando. .

Un secretario privado del Papa me contó que era tanto lo que trabajaba, que una vez llegó de una visita a Egipto directamente a trabajar, a mirar qué había pendiente. No comió, ni durmió, llegó a la oficina”.

El consejo que el Papa le dio al Padre Juan Carlos Quintero

Image

Tenés que ser un sacerdote muy misericordioso, tenés que confesar mucho, no regañar y acercar a muchas personas a Dios, me dijo en una misa en la que lo ayudé, cuando estaba pronto a ordenarme. Yo estaba estudiando allá los últimos tres años antes de ordenarme sacerdote.

Me llamó la atención verlo cuando él se pone firme y hasta bravo. El dice con claridad: esto no es así, y tiene que ser así... Esa claridad, dentro de una persona tan amena, choca. Pero es que él no tiene pelos en la lengua.

Lo otro es que es muy sencillo, una vez estaba en el Vaticano con mi familia y él salió de su casa, como si fuese un caminante normal. Nos lo encontramos, con su sotana blanca, casual.”

Isabel Cristina Ramírez vivió una fiesta en el Vaticano

Image

En junio del 2014, íbamos en un viaje por Europa, y teníamos muchas ganas de que nos tocara ver al Papa. Primero que nos fuimos pensando que nos iba a tocar solo el Ángelus, pero cuando llegamos al hotel nos dijeron que al otro día iba ser la misa de la ascensión y que tenía entrada libre.

Madrugamos e hicimos una fila larguísima. Fue hermoso porque cuando entra la corte con el Papa, todo el mundo es como tragándose la emoción, la gente se para en las sillas, pero tratan de no hacer de ruido ni nada. Pero al final, al final, NADIE se contiene, ya por más que pidan silencio, la gente empieza gritar “viva el papa Francisco”. Es un momento muy emocionante. Yo no esperaba eso, que el encuentro con el Papa fuera casi una fiesta.


Powered by