Publicado el

La pesada broma de moda que hace “invisible” al otro


Captura de video.

Tonino estaba preocupado por no haber hecho su tarea y para evitar recibir un regaño, deseó con todas sus fuerzas ser invisible. Y cuando supo que nadie lo veía, empezó a fantasear con todo lo que podía hacer sin ser detectado, desde comerse las delicias de la pastelería hasta jugarle bromas a sus amigos y, por supuesto, pasar desapercibido cuando su profesora pidiera a sus compañeros presentar sus trabajos.

Como el niño protagonista del cuento infantil de Gianni Rodari, Las aventuras de Tonino el invisible, las “víctimas” del nuevo reto viral en internet disfrutaron de las mieles (y las amarguras) de la invisibilidad, o al menos en su imaginación.

El juego, al que se han sumado internautas y youtubers, se inspiró en un episodio de la serie de Netflix Magic for Humans (Magia para humanos, en español), que se jacta de presentar gente real y trucos sin engaños de la cámara.

En su capítulo cuatro, el ilusionista y comediante Justin Willman le hace creer a dos hombres adultos que son invisibles, con la ayuda de un grupo de personas que se presta para jugarles el truco a los dos conejillos de indias. Más que magia, es todo un experimento social.

El mago preparó a sus víctimas enseñándoles trucos que “demostraban” lo posible de la invisibilidad y, cuando ya los tenía enganchados, los llamó al centro para echarles el cuento y persuadir su mente. Vea el juego:

El truco de Williams inspiró a los internautas, que siguieron con la treta en sus propias casas. Niños, jóvenes y adultos han caído en la broma y se han convencido de que, en efecto, son invisibles. Muchos, a diferencia del Tonino de Rodari, no se lo toman bien:

¿Bromas peligrosas?

Aunque de moda, este tipo de actos de ilusionismo no son aconsejables para los niños porque, aunque en muchos casos pueden pasar sin pena ni gloria, se trata de un evento que genera estrés y que, en un niño que sea predispuesto a la ansiedad, podría traducirse en problemas posteriores.

Si bien, como lo indica María Victoria Palacio, docente de Psicología de la Universidad de Envigado, “asegurar que esto pueda desencadenar un trauma sería arriesgado, en cuanto a que no se puede generalizar respuestas de un individuo frente a un estímulo”, estas tretas “sí pueden generar angustias”, lo que no es ni recomendable ni adecuado. Esto, porque los pequeños son muy frágiles emocionalmente.

Lo importante, antes de coger su celular para hacerle creer a su niño que es invisible, es detenerse a pensar cómo es el niño y su personalidad porque, para algunos de ellos, las consecuencias podrían ser importantes.

De acuerdo con el profesor del departamento de Psicología de la Universidad de Antioquia, Orlando Arroyave, el efecto y la reacción que estas situaciones generan en un pequeño “dependen de la edad, de las predisposiciones, del contexto familiar en el que ha crecido el niño”.

Como explica el docente, “en algunos puede generar conductas posteriores porque puede causar estrés postraumático cuando hay demasiada ansiedad”.


Powered by