Publicado el

Así vive una familia judía, de Venezuela, la espera por refugio en Colombia


Ahora por las calles de Medellín esta familia camina tranquila con sus prendas judías. Foto: Facebook Los Yafe en Medellín.

¿Se imagina estar en un país diferente al suyo sin poder trabajar formalmente, ni estudiar una carrera completa, ni salir de una misma ciudad y esperando por años para que otra nación le dé el refugio que necesita para no tener que volver al país del que decidió salir?

Esta es la situación de los Yafe, una familia judía de origen venezolano, que en 2015 llegó a Medellín solicitando refugio religioso. Dos años después de su arribo, la respuesta sigue en suspenso.

Decidieron dejar Venezuela por la difícil situación económica y política del vecino país. Pero otro motivo alentó la retirada: la discriminación de la que eran víctimas por pertenecer a la religión judía.

De esta manera llegaron a la ciudad acogidos por la sinagoga Derej Tora, con quienes habían tenido contacto anteriormente. Se radicaron en una casa cercana a esta, amparados por un salvoconducto que les permite permanecer en el país, pero que tienen renovarlo cada tres meses. Más importante aún en este salvoconducto, es que existen dos restricciones: no se les permite trabajar ni salir del territorio en el que se encuentren, en este caso, Medellín.

Entre los muchos rezos diarios y sus responsabilidades como esposo y padre de familia de un joven y un niño, Jaim Yafe, cuyo nombre secular es Ronald Bello, decidió crear una página de Facebook llamada Los Yafe en Medellín, para contar su historia y hacer un llamado de atención frente a la situación de las demás personas que, como él, están a la espera de una respuesta por parte de Cancillería.

Desde hace algunos días, Jaim publica casi diariamente contenido relacionado con su historia en Medellín y su pasado en Venezuela. Y es que, aunque aún no tienen asegurado su futuro en la capital antioqueña, ni en Colombia, los Yafe dicen sentirse mucho más tranquilos ahora que no sienten un rechazo y un hostigamiento constante como lo sentían antes en su país. Allí las autoridades incrementaron las requisas de los miembros de su comunidad, luego de que el anterior presidente Hugo Chávez expulsara al embajador de Israel en 2009 y maldijera públicamente a los judíos, escudándose en defender la causa palestina.

Justamente este ejercicio en redes sociales ha hecho evidente el apoyo de muchos colombianos a los Yafe y en general a los ciudadanos que solicitan refugio en el país, que para 2017 son aproximadamente 360 personas, expresado en comentarios como:

Y como es evidente en las publicaciones de Jaim, ahora todos salen tranquilos usando sus prendas tradicionales de la religión judía sin recibir insultos o mal trato. Incluso Eliahu, su hijo pequeño, va al colegio tranquilo usando su Kipá, sin temor al bullying.

Pero no todo ha sido sencillo. Para tener un pequeño sustento económico, los Yafe venden panes y pizzas Kosher, elaborados con una supervisión estricta de los productos: la harina es cernida para que no tengan insectos, no se liga la leche con la carne, dado que esta es una prohibición de la Torá, y las pizzas son veganas. Sin embargo actualmente Jaim busca un nuevo trabajo que le dé más ingresos para sostener a su familia.

Y aunque se han sentido muy bien durante estos 2 años en Colombia, su preocupación más grande sigue siendo conseguir pronto el refugio que solicita a Colombia desde hace dos años y con el que podría acceder a una visa que no solo le brindaría protección, sino que le permitiría acceder a los derechos de cualquier ciudadano de este país.


Powered by