Antioquia | Publicado el 27 de March de 2018

Otro paso para la recuperación del ferrocarril: ya tiene trazado de 80 km de vía férrea

La vieja locomotora del primer ferrocarril de Antioquia, desaparecido en los años 60. FOTO: JULIO CÉSAR HERRERA

Juan Diego Ortiz Jiménez

El sueño regional de reactivar el tren en el Valle de Aburrá después de 60 años logró un nuevo avance tras la culminación de los estudios de factibilidad, los cuales definieron el trazado geométrico de la vía y el presupuesto de la iniciativa que valdría $2.9 billones ($2.5 billones en infraestructura y $400.000 millones en material rodante).

El gerente de la Promotora Ferrocarril de Antioquia, Guillermo León Alzate, confirmó que la vía férrea por donde circulará el tren de cercanías tendrá doble carril y operará con tecnología eléctrica.

Contó que esperan en abril un concepto de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales que defina al proyecto como sostenible, calificación que reduciría impuestos en importación de equipos.

Alzate añadió que el ferrocarril compartirá siete estaciones con la Línea A del metro (La Estrella, Itagüí, Industriales, la conexión con la Línea B, Caribe, Acevedo y Niquía) y tendrá al menos 10 propias.

En el norte estarán Pradera, Barbosa, Hatillo, Parque de las Aguas, Girardota y Copacabana; mientras que en el sur, se construirá una estación en la Tablaza y otra en Caldas.

Para apoyar su paso por Medellín se implementarán paradas en la franja oriental del río, a la altura de la Universidad Nacional y la Macarena.

“Otro aspecto que puede variar son los puntos donde van las estaciones porque dependen de la encuesta de demanda que está en proceso de elaboración. Ya tenemos una estructuración avanzada pero en la próxima fase tendrán que realizarse estudios de detalle”, dijo el funcionario.

200.000 pasajeros diarios

Según los estudios de factibilidad, el trazado de 80 kilómetros partirá de Primavera (municipio de Caldas, en el sur), donde habrá una estación de carga, de transferencia de residuos y pasajeros, además de un estacionamiento de trenes.

La primera gran estación de integración con el metro será en La Estrella, donde se tienen presupuestados desarrollos inmobiliarios con viviendas y oficinas.

El ferrocarril compartirá algunas estaciones con el metro pero tendrá una línea aparte. En la estación Industriales ambos modos se separan: el metro seguirá su camino hacia el Centro; mientras que el tren continuará paralelo al río hasta la estación Caribe.

“Esa es una de las ventajas del ferrocarril porque un pasajero que vaya directo de sur a norte ya no tendrá que seguir en el metro y entrar al Centro. El estudio arroja que arrancaría con 200.000 pasajeros diarios: ¿cuántos buses se necesitan para movilizar esa cantidad de personas?”, dijo Alzate.

En Caribe no solo confluirán el metro y el ferrocarril, sino el futuro tranvía de la carrera 80. También está proyectada una estación de transferencia de residuos sólidos.

En Hatillo (norte) también habrá estación de pasajeros, carga, patios y talleres de trenes. La estación final será en La Pradera, lugar donde está el relleno sanitario.

Se construirá por unidades

El desarrollo de los 80 kilómetros entre Primavera y Pradera se dividirá en seis unidades que entrarán paulatinamente hasta que se complete el trazado, pero que podrán operar una vez estén terminadas.

La primera etapa será entre Bello y Girardota, con 13.4 kilómetros de longitud y un costo superior a $600.000 millones. Este tramo requerirá, además de las estaciones Girardota y Copacabana, un viaducto de 920 metros en Ancón Norte.

“Decidimos arrancar por el norte porque la región en el sur está muy consolidada. El crecimiento habitacional futuro será hacia los municipios de esa zona”, sostuvo Alzate.

La segunda etapa también será en el norte (Bello-Caribe) y luego seguirán los tramos Caribe-Industriales, Girardota-Pradera, Industriales-La Estrella, y La Estrella-Caldas.

¿Cuál es el cronograma?

Según el cronograma de la sociedad promotora, en agosto próximo, los socios (Gobernación de Antioquia, 28 %; Metro de Medellín, 24 %; Área Metropolitana, 24 %; y el Idea, 24%) deben entregar recursos por $2.1 billones de pesos.

El grueso de los dineros ($1.2 billones) provendrá del Idea, a través de los flujos futuros de la hidroeléctrica de Ituango. Alzate detalló que el Metro y el Área Metropolitana aportarían $300.000 millones y que esperan un aporte de la Nación por $600.000 millones, que “le prometió el presidente al gobernador”.

Una vez se logre completar esa bolsa común, la sociedad promotora sacará el proyecto a licitación para encontrar un socio inversionista. Con la llegada del socio privado se conformará una nueva empresa que será la encargada de aportar dinero faltante ($800.000 millones), realizar los diseños de ingeniería, construir, operar y darle mantenimiento.

“Vamos a sacar la licitación cuando se tengan los dineros asegurados. Debo presentar el proyecto ante el Gobierno Nacional para que se haga un Conpes y se puedan aprobar los recursos. Las obras de la primera unidad arrancarían en febrero de 2019 y alcanzaríamos, al menos, a entregar la primera unidad”, dijo Alzate.

Flujos de Hidroituango

Mauricio Tobón, gerente del Idea, aseguró que junto con un corredor financiero están estructurando la operación para lograr adelantar $1.2 billones de los flujos futuros de Hidroituango, con el fin de financiar el tren.

Señaló que ese modelo tendrá que ser revisado por el Ministerio de Hacienda y por un calificador de riesgo, antes de ponerlo en el mercado. Tobón especificó que están determinando como será la colocación en los mercados, con un primer receptor que opera la Bolsa de Valores de Colombia, y una segunda alternativa a través de especialistas.

“Esperamos que a principios del segundo semestre se ponga la titularización en el mercado. En este momento se está avanzando en tener la estructuración”, concluyó.

60

kilómetros por hora será la velocidad mínima de diseño que tendrá el ferrocarril.

El propósito de la sociedad promotora es la rehabilitación del ferrocarril metropolitano como tren multipropósito, para que movilice residuos sólidos, carga, mercancías y pasajeros urbanos.

Contexto de la Noticia

Rodrigo Salazar Pineda
Experto en tránsito y transporte
El futuro de la metrópoli del Valle de Aburrá está ligado a la consolidación de un sistema de trenes suburbanos, expresos y semiexpresos, a lo largo del río Medellín. Eso debe considerar el actual proyecto de la Gobernación. La estación en la Macarena será muy importante porque los trenes deben integrarse con la Línea B del metro. El sistema férreo es eléctrico y amable con el medioambiente, lo que ahorraría la contaminación de buses y busetas que circulan a lo largo del río, ahora que estamos en crisis de contaminación. Esos desplazamientos los asumiría el tren. No es posible pensar esta metrópoli, en 50, 100 años, con una sola carrillera. En el futuro deberán ser cuatro carrileras.

Otras Noticias