tendencias | Publicado el

Cuatro razones para que se decida por las dos ruedas


FOTO MANUEL SALDARRIAGA
  • deportes
  • salud
  • transporte

El día mundial de la bicicleta se celebra el 19 de abril, aunque no es una fecha reconocida por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La historia es curiosa. El periódico The Guardian señala que en un experimento del químico Albert Hofmann, el 19 de abril de 1943, este ingirió de forma accidental LSD, y cuando quiso ir a su casa debió hacerlo en bicicleta. Lo ocurrido ese día se dio a conocer a la contracultura psicodélica como día de la bicicleta. Nada que ver con las dos ruedas.

A propósito de la celebración y para que se prepare para el Día sin carro, cuatro razones para montar en bici.

Ayuda a cuidar el medio ambiente

No sólo podría recortar una décima parte de las emisiones de dióxido de carbono, sino que el uso de este medio podría ahorrarle a las ciudades del mundo millones de dólares al reducir las necesidades de carreteras y transporte público.

También le sirve para perder peso

No debe ser una sorpresa que la pérdida de peso sea uno de los grandes beneficios de la bicicleta, pero vale la pena repetirlo. La dieta no es la única manera de perder grasa, y la ciencia lo demuestra. Un estudio reciente mostró que las mujeres y los diabéticos sólo pudieron deshacerse de su grasa visceral si practicaban ejercicio, junto con la dieta, como parte de su rutina diaria.

Sirve para recuperarse de una lesión

Un estudio reciente de la revista The Jornals of Gerontology de Oxford Academic encontró que pacientes de edad avanzada con dolor en la rodilla y la osteoartritis mejoraron su condición cuando la bicicleta se introdujo a sus rutinas. Rodar tres veces por semana por unos 25 minutos de sesión puede ser muy beneficioso para disminuir el dolor y mejorar la capacidad aeróbica.

Montar en bici lo hace más inteligente

Según la ciencia, cuando se liberan dopamina y norepinefrina, la memoria se consolida. Los efectos del deporte se deben a que poner los músculos a trabajar aumenta la producción de la proteína BDNF (siglas inglesas de factor de crecimiento derivado del cerebro). A principios de 2017 la revista Neurology afirmó que cuanto mayor es la reserva de esta sustancia más protegido está nuestro cerebro frente a agresiones como las placas que se forman en la mente de los enfermos de Alzhéimer. Y aumentar la cantidad de BDNF equivale a ralentizar el deterioro cognitivo hasta en un 40 por ciento.


Powered by