entretenimiento | Publicado el 30 de August de 2018

¿Qué pasa con la tal Casa de las Flores?

En la nueva serie se observa un desfile de personajes que abundan en las familias ricas, así como las situaciones que deben vivir. FOTO Cortesía

Ronal Castañeda

En medio de un culebrón de transexuales, drogas, racismo, chismes y giros dramáticos exagerados, muchos se han preguntado si esta serie es el futuro de la telenovela. Para bien o para mal, la audiencia latina tiene colado en su ADN el melodrama. Ahora la plataforma de streaming propone un híbrido con similitudes y diferencias del tradicional televisivo.

Los tabús y las apariencias son el centro de la serie, creada por Manolo Caro 33 años, creador de No sé si cortarme las venas o dejármelas largas (2013) o La vida inmoral de la pareja ideal (2016)–. En La casa de las flores se representa a una familia mexicana de clase alta dueña de una prestigiosa florería.

La primera temporada fue lanzada el 10 de agosto de 2018 con 13 episodios y ahora ya se pregunta el público cuándo saldrá una segunda entrega de la serie, telenovela, la comedia, o la llamada renovación de este género.

Neotelenovela

Para Verónica Heredia, Jefe del programa Comunicación y Lenguajes Audiovisuales de la Universidad de Medellín, este formato se viene trabajando en Estados Unidos bajo lo que se denomina un dramedy, una combinación entre drama y comedia en la que los elementos se derivan principalmente de la trama.

Sin embargo, la enmarca como una caricatura del prototipo de telenovela mexicana tradicional y melodramática. Para la experta, este era un género que se había quedado sin tocar los verdaderos temas para la sociedad. Con la propuesta de Netflix se logra un nuevo toque de comedia intencional (parodia) y hace parte del desarrollo del arco dramático. En tal sentido es una renovación.

“La telenovela sirve para generar reconocimiento y afinidad de clase social o identidad sexual (de ahí que se vean muchos matices de homosexualidad o transgénero) o de temas que hasta ahora la televisión tradicional no había hablado”, apunta.

Por otro lado, el crítico de televisión, Ómar Rincón, cree que no es justo relacionar estas producciones con la televisión clásica. Para él, el único aporte de Netflix con La casa de las flores es la estética kitsch popular latinoamericana.

“El formato y los temas desarrollados en la serie no corresponden a la lógica de la televisión tradicional por los temas y el tratamiento. La TV abierta tiene controles de contenido, sexo y violencia, y demás cosas. Obviamente, al estar en Netflix cada televidente es su propio censor”, explica.

Para el crítico, la televisión de plataforma (HBO, Netflix) sí tiene la posibilidad de tratar temas más atrevidos moralmente que la TV abierta.

Un juicio de valor sobre la serie debe ponderarse a su medida. Tradicionalmente las telenovelas mexicanas no enfrentan los prejuicios, pero esto no es necesariamente la regla para que haya una renovación .

Aunque podría parecer una telenovela, la nueva producción de Netflix reúne elementos que hacen pensar que se trata de una renovación del género y una nueva etapa para la televisión.

Contexto de la Noticia

1
La diva Verónica Castro apareció, luego de 10 años por fuera de la pantalla.
2
Plantea temas más allá del esquema tradicional de las telenovelas, como la diversidad sexual.
3
El personaje de Paulina de la Mora, con su forma de hablar por sílabas, es el más aplaudido en redes.

Serie digital original Vistas en plataformas

La casa de las flores 9.854.639 (Netflix)

Orange is the new black 5.960.340 (Netflix)

Insatiable 5.952.061 (Netflix)

Stranger Things 5.768.409 (Netflix)

Castle Rock 5.256.358 (Netflix)

Otras Noticias