colombia | Publicado el 12 de julio de 2018

Puja en el uribismo por la presidencia del Senado

Los candidatos a la presidencia del Senado, de izquierda a Derecha: Álvaro Uribe; Paola Holguín, Ernesto Macías y María del Rosario Guerra. FOTOS colprensa

Eduardo Bonces

La tradición parlamentaria sugiere que la colectividad con la mayor votación en las elecciones al Congreso tiene la primera presidencia del Senado. Ese derecho será del Centro Democrático que obtuvo, en la circunscripción nacional, 2 millones 513 mil apoyos.

En el segundo gobierno de Álvaro Uribe la encargada de imponer la banda presidencial fue Dilian Francisca Toro por el Partido de La U, en ese momento la colectividad fue la más votada con 1´591.775. En el primer gobierno de Santos fue Armando Benedetti también de la U, que en esa elección logró 2´792.944. En la reelección el encargado fue José David Name, de la misma colectividad, que en las elecciones parlamentarias de 2014 llegó a los 2´263.206 apoyos.

Así las cosas, el turno es para el Centro Democrático y el llamado a ocupar este cargo es el exmandatario Álvaro Uribe, jefe natural del partido, quien además fue, de lejos, el que más votos recibió. Uribe no se refiere al tema y en el partido se rumora que no aceptaría pues ya ha tenido las más altas dignidades y como parlamentario ha preferido no ser el protagonista. En el anterior Congreso, cuando se apostaba porque fuera miembro de la Comisión Primera, optó por la Séptima. Lejos de los reflectores. No obstante, miembros de la bancada insisten en que sea él quien le imponga la banda presidencial a Iván Duque.

Los candidatos

En el Centro Democrático ya hay una puja para este cargo entre María del Rosario Guerra, Ernesto Macías y Paola Holguín y comenzaron a configurarse los grupos de apoyo a cada uno de los senadores.

Ernesto Macías tiene apoyo de José Obdulio Gaviria. No se trata de una candidatura de poca monta, pues estos senadores fueron quienes apoyaron la aspiración presidencial de Duque desde el primer momento, incluso cuando muchos la consideraban inviable.

Según dijo Macías a EL COLOMBIANO: “nosotros tomamos las decisiones por consenso. El país no puede esperar divisiones o peleas internas para esta escogencia. Efectivamente, soy candidato, hay un sector que me está apoyando y estoy complacido de competir con dos mujeres de las mejores calidades”.

La senadora Paola Holguín tiene más apoyo en el Congreso, la respaldan sus fórmulas a la Cámara: Juan Espinal, por Antioquia; Gabriel Santos, por Bogotá y Milton Hugo Angulo, por el Valle del Cauca, y la saliente senadora Susana Correa.

Holguín tiene más puntos a su favor, es de Antioquia, la región que más apoyos le dio a Iván Duque. Fue la senadora más votada del Centro Democrático después de Uribe y es mujer, el mandatario entrante ha dejado claro que van a ser protagonistas, incluso, se comprometió con que su gabinete será compuesto la mitad por mujeres.

La congresista asegura que no quiere fracturar a su colectividad, según ella, “vamos a ver qué decisión toma el partido porque lo que menos nos conviene es fracturarnos. La postura que se tome, así no me favorezca, la acato. Puede ser cualquiera, lo más importante será configurar la mesa directiva para que saquemos los proyectos prioritarios del presidente electo”.

Por el lado de María del Rosario Guerra, el apoyo proviene, en su mayoría, de quienes fueron sus compañeros en el gabinete del expresidente Uribe. Es decir, Fabio Valencia Cossio, de su mano, su hijo Santiago Valencia y Fernando Londoño, entre otros. Los mismos que apoyaron en su momento al excandidato presidencial Óscar Iván Zuluaga. Sin embargo, los únicos que pueden votar son los miembros de la bancada. Guerra fue una de las precandidatas a la Presidencia, cuando Zuluaga dio un paso al costado por solicitud del mismo Uribe.

Según Guerra, “no nos hemos reunido para tomar una decisión y lo haremos hasta el miércoles (18 de julio). Es obvio que cuando uno le ha servido al partido y al país espera ser investido con esa dignidad. Sin embargo, la decisión se tomará en bancada”.

Sin duda la primera opción tiene nombre, Álvaro Uribe Vélez, pero de no aceptar, como ha ocurrido con el Centro Democrático desde que llegó al Congreso, la decisión se tomará en conjunto y no habrá lugar a polémicas. Irán cohesionados.

Contexto de la Noticia

Pedro Luis Pemberthy
Director Departamento de Ciencia Política, Universidad Nacional sede Antioquia
“El hecho de que el presidente del Congreso sea Uribe no es significativo para determinar la gobernabilidad de Duque. Este es un asunto simbólico. El Centro Democrático ha demostrado desde su fundación una gran cohesión, una gran unidad y eso es lo que los ha llevado a ganar tanto el plebiscito, como las elecciones parlamentarias, y las presidenciales. Por un puesto de tan poca importancia, porque puede ser honorífico y poco trascendental, eso no va a alterar la unidad del Centro Democrático. Lo que se debe evaluar es hasta dónde el presidente Duque es capaz de mostrar un manejo de estadista para que no se le generen problemas en la relación entre el Ejecutivo y el Legislativo”.

Otras Noticias