deportes | Publicado el

¿Podrán los atletas paralímpicos igualar las marcas de los convencionales?


Carlos Daniel Serrano, el hombre rércord en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro con tres medallas para Colombia: oro, plata y bronce.

Tenacidad, capacidad, talento, deseo de superación y, por sobre todas las cosas, el orgullo de dejar en alto al país en competencias internacionales. Pujanza.

Todas estas son condiciones que no se negocian en la comunidad paralímpica colombiana así, en el fondo, hayan aspectos que los diferencia con los atletas convencionales (olímpicos), como los patrocinios -a los que acceden con facilidad los segundos-, el respaldo del Estado -bastante restringido, por cierto-, o las marcas -las que, por obvias razones, no podrán ser idénticas-.

Sin embargo, en lo que sí coinciden los protagonistas es en que en los últimos años han mejorado notablemente su rendimiento, al punto que sus marcas se han convertido en referentes a nivel internacional, como lo considera el director deportivo del Comité Paralímpico Colombiano, David Acosta.

Además, con orgullo, los paralímpicos hablan de los dos récords mundiales y las 35 marcas continentales que, en disciplinas como natación, atletismo, ciclismo y powerlifting (pesas sentado), poseen los colombianos.

Y aunque metodólogos, entrenadores y especialistas coinciden en que, científicamente, no puede haber una comparación, queda claro que cualquier esfuerzo que hagan los deportistas que tienen alguna discapacidad, es ya de por sí un gran logro de superación. Algunas con el tinte de proezas.

Diferencias que marcan

Para el metodólogo Alejandro Navarro, de Indeportes Antioquia, aunque la mayoría de los deportistas paralímpicos de alto rendimiento entrenan con atletas convencionales, existe un reglamento que es muy claro y por ello es tan extenso, pues para cada condición de discapacidad (visual, auditiva, física, cognitiva o parálisis cerebral) existen parámetros muy claros para su categorización.

“Hay que tener en cuenta que la cinemática del movimiento es completamente diferente para una persona que está parada y realiza una prueba, que para quien tiene que realizarla en una silla de ruedas o con algún tipo de condición de discapacidad”, señala el especialista.

Idea que es reforzada por expertos en deporte, quienes afirman que, mientras que un lanzador de jabalina convencional puede utilizar todos los músculos del cuerpo para impulsar el elemento, quien lo hace en una silla de ruedas, por ejemplo, solo puede usar los músculos de su parte superior y de ahí que los tiempos y las distancias exigidas para clasificaciones sean diferentes entre ambos.

Pero, además, argumentan que las distancias o las marcas de los deportistas paralímpicos tienen unas consideraciones especiales, según cada tipo de limitación.

Jhon Alejandro Macías, entrenador de natación para personas con discapacidad visual, explica que en algunos temas, como la orientación bajo el agua, es bastante difícil apuntar a registros y, por ello, los primeros pasos van dirigidos a lograr que en la piscina los deportistas puedan realizar su rutina sin invadir el carril del otro competidor.

“Esa es la parte más complicada porque un atleta con visión realiza el braceo observando hacia dónde va. Acá, con ellos, tenemos que hacer un trabajo de largo plazo, en el que se busca que se familiaricen con la pileta y puedan realizar el ejercicio completo según el tipo de competencia”.

Los entrenadores los orientan por medio de los corchetes que hay a los lados de las piletas y valiéndose del tapping (bastón para nadadores ciegos) que sirven para alertarlos cuando están cerca de la llegada. “Solo así, ellos pueden calcular las distancias o hacer los giros que exige el reglamento de cada prueba”.

Claro que Macías va más allá y cuenta que, a pesar de todo eso, es muy difícil el proceso porque “por la material de los corchetes, a veces ellos se hacen heridas o se dan golpes muy fuertes”. Igual pasa con el bastón, porque por más que estos ayudan, a veces no calculan bien la distancia y se dan duro en el rostro.

El histórico Pistorius

El único deportista paralímpico que compitió de manera oficial con rivales convencionales fue el sudafricano Oscar Leonard Carl Pistorius. Lo hizo en los Juegos Olímpicos de Londres-2012.

Pistorius llegó hasta la semifinal de los 400 metros y en relevo 4x400. En esa oportunidad, el atleta afirmó: “hoy verdaderamente es el día más orgulloso de mi vida. Haber representado a Sudáfrica en los Juegos Olímpicos, es realmente un honor. Años de arduo trabajo, determinación y sacrificio”.

Este deportista buscó por todos los medios jurídicos estar en unos Olímpicos convencionales y lo logró. Su marca personal en 400 metros es de 45,07 (Lignano Sabbiadoro, Italia-2011) y en el relevo de 4x400 es de 2.59,21 (Daegu, Corea-2011).

El también sudafricano Wayde van Nieckerk realizó 43,48 en 400 metros del Mundial de Pekín-2015. Es decir la diferencia entre ambos es de un segundo y 19 centésimas.

En 4x400, EE.UU. ganó con 2.57,82 en ese mismo Mundial. La diferencia con la posta de Pistorius es asombrosa: menos de dos segundos.

¿Podrán algún día igualarlos o superarlos?.

35

A falta de un sentido, varios deportistas disfrutan al máximo del deporte maximizando sus otros sentidos. En varias disciplinas tienen las ganas y el compromiso, pero reclaman mayor apoyo.

Contexto de la Noticia

María Paula Barrera, nadadora vallecaucana que sufre hemimelia bilateral tibial (ausencia de ligamentos y acortamiento de tibia y peroné), expresa que la primera vez que la lanzaron a una piscina, chapaleó tanto que parecía que se estuviera ahogando. Por eso, sus padres la inscribieron en natación y aprendió a repentizar mejor con su limitación, llevando a que el proceso mecánico del deporte se incorporara a su naturaleza y no se notara que sufre un problema físico en el agua. “La verdad que sí es incómodo, pero uno se acostumbra y logra dar pelea en la piscina”, relata la mejor paratleta del mes de marzo.

Disciplina Prueba Atleta convencional Atleta paralímpico

Natación 100 espalda Ómar Pinzón (56,06) Daniel Giraldo (1.07,67)

Natación 100 mariposa Ómar Pinzón (54,05) Daniel García (1.02,05)

Natación 200 combinado Ómar Pinzón (2,06.83) Daniel Giraldo (2.26,40)

Natación 50 pecho Mónica Álvarez (32,58) Yéssica Tazcón (39,23)

Natación 100 pecho Mónica Álvarez (1.11,51) Yéssica Tazcón (1.26,74)

Natación 200 pecho Salomé Vélez (2.36,04) Yéssica Tazcón (3.07,81)

Natación 1.500 libres María Álvarez (17.11,23) Yéssica Tazcón (21.46,16)

Atletismo 200 planos Bernardo Valoyes (20,38) Wéiner Díaz (23,1)

Atletismo 400 planos John Perlaza (46,17) Wéiner Díaz (52,45)

Atletismo Lanz. disco Johana Martínez (56,66 m) Erika Castaño (18,62 m)

Atletismo Lanz. bala Sandra Lemus (18,3 m) Erika Castaño (7,14 m)

*Todas estas marcas corresponden a los Juegos Nacionales-2015

Catorce colombianos aparecen en el listado de marcas de primer nivel en Récords de las Américas. Los principales son representantes de Antioquia, en disciplinas como atletismo, ciclismo y natación.

El grupo está integrado por Wéiner Javier Díaz, Daniel Giraldo Correa, Elkin Alonso Serna, Erika María Castaño, Maritza Arango, Luis Eduardo Rojas y Nelson Javier Serna.

-En atletismo, las marcas son las siguientes: Elkin Serna (31.28,40), en 10.000 metros, en Nueva Zelanda, el 23 de enero de 2011.

-Wéiner Díaz, con 0.51.44 en 400 metros, el 17 de septiembre de 2016 en Río de Janeiro.

-Maritza Arango cuenta con dos marcas, una en 800 y otra en 1.500 metros. En la primera tiene un tiempo de 2.20,33, lograda el 14 de agosto de 2015, en Canadá. Y la segunda (4.47,98), 20 mayo de 2016 en Río de Janeiro.

-Erika Castaño, con 16,40 metros., destaca en el lanzamiento de jabalina (Río de Janeiro, 10 de septiembre de 2016 y 20,07 en lanzamiento de disco, el 17 de septiembre de 2016 también en Río).

-En natación, Luis Rojas tiene registros en 200 metros libres (7.50,24), del 23 de junio de 2013; 50 metros pecho, con tiempo de 1.38,18, logrado el 23 de abril de 2016 en Río de Janeiro y ese mismo día en los 100 metros pecho marcó 3.34,65.

-Daniel Giraldo tiene récords en 50, 100 y 200 metros pecho. En los 50 con 0.32,90, el 9 de agosto de 2012 en Londres. Y repitió esta misma hazaña el 13 de septiembre de 2016 en Río de Janeiro. En los 100 metros ostenta un tiempo de 1.10,53, el 13 de septiembre en Río de Janeiro y, finalmente, en los 200 metros pecho (2.49,64), del 19 de mayo de 2012 en Cincinnatti (EE. UU.).

Como estas, otras modalidades y deportes cuentan con exponentes con algunos registros que se aproximan a los de los convencionales.


Powered by