Colombia | Publicado el 9 de November de 2017

Pilos de Colombia llegarán al 30 % de universidades públicas

El presidente Juan Manuel Santos, en el lanzamiento de la cuarta convocatoria de Ser Pilo Paga, acompañado de algunos de los beneficiarios. FOTO Cortesía Presidencia

Richard Aguirre Fernández

El programa Ser Pilo Paga del Ministerio de Educación buscará alcanzar su meta este año, luego de presentar la cuarta convocatoria con 8.029 cupos, de beneficiar a 40.000 estudiantes. Este nuevo impulso pretende otorgar formación universitaria a los mejores estudiantes del país y de bajos recursos económicos.

Como novedad, además de ofrecer cupos a estudiantes de zonas vulnerables, el Ministerio buscará que el 30 % de los beneficiarios accedan a universidades públicas.

Durante el evento, el presidente Juan Manuel Santos destacó las bondades del programa que otorga la posibilidad a los alumnos con mejores resultados en las pruebas Saber 11 y de escasos recursos económicos, para que accedan a una carrera universitaria en Instituciones de Educación Superior, IES, acreditadas en alta calidad.

“Con Ser Pilo Paga queremos reconocer y apoyar los talentos de las zonas con más necesidades del país. Beneficiaremos a 51 estudiantes de Mocoa y Putumayo, y a 158 de municipios del plan Todos Somos Pazcífico”, manifestó el presidente Santos.

Este programa tiene como objetivo fomentar el acceso y la excelencia en la educación superior y según el ministerio, intenta cerrar las brechas de inequidad que afectan a los jóvenes. En las tres convocatorias anteriores se adjudicaron 31.971 cupos a estudiantes de 990 municipios de todos los departamentos del país, es decir, impactó al 88,4 % de las localidades del territorio nacional.

Sin solución de fondo

Pese a los anuncios, los reparos contra Ser Pilo Paga se mantienen. Para Sara Abril, exrepresentante de los estudiantes de la Universidad Nacional, el debate de fondo no se resuelve, que es la financiación de la universidad pública. “Este es un programa que le apuesta a financiar la demanda”.

Abril resalta que la situación no se soluciona con más pilos en las instituciones, sino inyectándoles recursos a las universidades públicas para que logren mantenerse en pie. “En lugar de ofrecer educación gratuita, ofrece un crédito condonable a través del Icetex”, agrega.

La misma visión tiene Santiago Fonseca, quien representa a los estudiantes de Economía de la Nacional, al considerar que este programa es un engaño, porque “es un crédito condonable, que debe ser asumido por el estudiante en caso de no terminar la carrera por una u otra razón”.

Ambos consideran que el Gobierno Nacional ignora los reclamos y peticiones de rectores y estudiantes encaminadas en que estos recursos, estimados en 800 mil millones de pesos, sean dirigidos a la financiación de la universidad pública, principal queja de rectores y universitarios.

“No se trata de que el estudiante más pobre del Chocó vaya a estudiar a la de Los Andes, sino que la universidad del Chocó sea como la de los Andes y así los estudiantes puedan acceder a una educación de calidad”, concluye Abril.

“El Gobierno no escuchó”

Julián de Zubiría, consultor de Naciones Unidas para temas de educación, aseguró que el clamor de rectores, estudiantes y docentes era una reestructuración del programa, pero “el Gobierno Nacional no escuchó las múltiples voces de quienes lo pedían”.

Zubiría manifestó que es inconcebible que se tomen decisiones sin evaluar el programa y que la educación no ha sido una prioridad del Gobierno. “Está empeñado en fortalecer la educación privada y debilita la pública”.

El asunto es que el programa Ser Pilo Paga, pese a las críticas de desfinanciación de la Universidad Pública, llegó a la cuarta etapa de entrega de becas. En esta ocasión dando prioridad a estudiantes de sitios afectados por el conflicto. El debate se mantiene..

Otras Noticias