antioquia | Publicado el

Salvar quebradas para ayudar al río Medellín


La Iguaná es una de las quebradas incluidas en este proyecto, que busca diagnosticar los problemas e intervenir en los afluentes del río Medellín. FOTO Julio César Herrera

Sanear el río Medellín a partir de sus afluentes y, con ello, beneficiar a los habitantes del Valle de Aburrá es lo que, en el fondo, busca el Plan Quebradas.

Aunque es una iniciativa liderada por autoridades ambientales, en ella ya están comprometidas otras entidades públicas y privadas, así como las comunidades de las cuencas.

En el proyecto se incluyeron 19 quebradas del Valle de Aburrá y se buscó que hubiera, por lo menos, una microcuenca de cada uno de los 10 municipios de la región.

Así los explicó María del Pilar Restrepo Mesa, subdirectora Ambiental del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, quien recordó que esta iniciativa se adelanta desde 2016.

“El Plan Quebradas lo iniciamos en el norte del Aburrá, donde tenemos proyectos más afinados, porque allí ya empezamos el pago de servicios ambientales a las comunidades”, explicó la funcionaria.

Además, agregó, “muchas empresas asentadas en esa parte ya tienen su cálculo muy preciso de huella de carbono y estaban listas para hacer pagos por este concepto”.

De esta manera, lo mismo que con la participación de la comunidad, se logra que no todos los recursos salgan de entidades públicas.

Lo realizado

En 2016 se puso en marcha el Plan Quebradas, mediante el cual fueron ubicados algunos puntos críticos en las 19 microcuencas a las cuales se les dio prioridad con base en elementos como el abastecimiento a acueductos municipales, multiveredales y de corregimientos y los planes de manejo sobre ellas.

La identificación de esos sitios con necesidades urgentes se logró mediante visitas técnicas a lo largo de todo el trayecto de la corriente (entre el nacimiento y la desembocadura), en las cuales se observaron, en especial, puntos donde se presentan vertimientos de líquidos y sólidos, así como otros factores que pueden afectar la cantidad y calidad del agua, la cuenca en general y su cobertura.

Los responsables

A partir de esos puntos críticos ya identificados, y otros que surjan durante el resto de la etapa de diagnóstico, se elaboran estudios y diseños para intervenir la zona.

Según el Área Metropolitana, esto busca que todos los firmantes del Plan Quebradas trabajen en el desarrollo de programas y proyectos relacionados con protección y saneamiento básico de las cuencas, abastecimiento de agua, y educación ambiental.

Las autoridades ambientales serán las encargadas de liderar los proyectos de protección de estos afluentes del río Medellín, en los cuales también participarán las alcaldías de los 10 municipios del Aburrá, así como diferentes organizaciones económicas, sociales y ambientales.

Contexto de la Noticia

De sur a norte del Valle de Aburrá, las quebradas incluidas en este proyecto son: La Miel y La Valeria (Caldas); La Grande y La Bermejala (La Estrella); La Doctora (Sabaneta); Doña María (Itagüí); La Ayurá (Envigado); Altavista, Santa Elena, La Malpaso, La Picacha, La Iguaná y La Honda (Medellín); La Madera, La García y El Hato (Bello); Piedras Blancas (Copacabana); El Salado (Girardota) y La López (Barbosa).

En el proyecto trabajan Cornare, Corantioquia, Área Metropolitana, Secretaría de Medio Ambiente de Antioquia, EPM, Metro de Medellín; Pro Aburrá Norte, Pro Aburrá Sur, empresas y comunidades de 35 acueductos veredales.


Powered by