opinión | Publicado el

Vandalismo inadmisible en Urabá


Lamentable, desde donde se le mire, que la entrega de la Transversal de las Américas a los habitantes de los 11 municipios de Urabá, unas 600.000 personas, esté convertida en un problema de orden público, que tiene paralizada la región, con enormes afectaciones y pérdidas económicas para su población, economía, transporte y miles de familias de Antioquia y otros departamentos que habían elegido los paraísos naturales urabaenses para disfrutar del actual periodo vacacional.

No obstante el nuevo momento de Urabá, que la proyecta como una de las regiones más promisorias del país, la misma no deja de ser un polvorín, utilizado por la delincuencia común y organizada para desnaturalizar toda protesta ciudadana, hecho que exige la máxima atención e inteligencia de los gobiernos Nacional, departamental, alcaldías, gremios e instituciones para frenarlos y superar la crisis que hoy se presenta.

Lo que empezó como un “paro cívico pacífico” desembocó en actos de vandalismo para rechazar la instalación de “tres peajes”, que habían sido debidamente socializado con algunas comunidades, fuerzas vivas y pactados con la constructora Sociedad Vías de las Américas, entre Necoclí, en el norte, y Carepa, en el sur de Eje Bananero.

El movimiento cívico fue promovido por el Comité de Iniciativa Ciudadana, del que hacen parte comerciantes, líderes sociales, transportadores, empresarios (...) Sin embargo, el pasado miércoles, ante el desborde del mismo, la orden de paro fue levantada, pero sin duda, grupos violentos como el “clan del Golfo” y otros bloques, estos sí, interesados en el desmonte de los cobros, infiltraron la protesta y desvirtuaron su sentido hasta convertirla en una asonada contra la fuerza pública. En la misma, hasta este fin de semana registraba la muerte de un joven y varias personas heridas, entre ellas un oficial de la Policía.

Los vándalos también destruyeron dos de las casetas para el cobro de peajes, obligaron al cierre de negocios, amenazan a todo el que se les oponga, saquearon establecimientos públicos y privados, quemaron vehículos y atacaron funcionarios como el alcalde de Chigorodó, Daniel Álvarez, quien estuvo a punto de ser linchado cuando intentó dialogar con una turba que asaltó y prendió fuego a su despacho. También fue atacada la sede de la alcaldía de Carepa, que sufrió serios daños.

La mayoría de los vándalos, así lo ha demostrado la Policía y otras autoridades, son jóvenes encapuchados, muchos de ellos menores de edad e incluso niños, utilizados para avivar el caos.

Todo proyecto conlleva unos costos y compromisos. Los peajes pactados con el concesionario garantizan el manejo financiero del mismo y su mantenimiento en el tiempo.

La Transversal de las Américas, con una inversión de $1,6 billones, cruza toda la costa Caribe y crea una red vial directa entre Colombia y Venezuela; la Costa Atlántica con las megavías de la troncal Occidental, en Caucasia y el Magdalena Medio, en la Ruta del Sol, y une a Urabá con las Autopistas de la Prosperidad y sus puertos hoy en construcción.

Sin duda, por sus especificaciones técnicas y cubrimiento nacional es uno de los proyectos viales más importantes de la historia de Antioquia y Colombia, y Urabá será protagonista por su posición privilegiada en el mismo.

Frente a la violencia no puede cederse. El desarrollo de Urabá, del que la Transversal será protagonista indiscutible debe continuar.

Si duda, nos duele la suerte de Urabá, estamos convencidos de su futuro promisorio, un proyecto en el que EL COLOMBIANO ha estado comprometido desde sus inicios hace ya 106 años.


Powered by