Publicado el

Inflación: cumpliendo expectativas


Según el Dane, en octubre de 2017 la variación mensual del Índice de Precios al Consumidor (IPC) fue 0,02 por ciento. Este resultado, aunque se ubicó por encima del registrado en igual mes de 2016 (-0,06 por ciento), resulta menor al estimado por los analistas (0,09 y 0,10 por ciento).

De todas formas, los expertos habían señalado, con anterioridad, que en estos meses del año se presentarían incrementos en el IPC producto de una base de comparación muy baja que se dio en 2016.

Para el Dane, el bajo nivel de inflación observado en octubre pasado responde, en gran parte, al favorable comportamiento de los alimentos que, entre los nueve grupos de productos que componen el IPC, presentó la menor variación mensual (-0,24 por ciento).

Con este resultado, el precio de los alimentos completa, en 2017, cinco meses de variaciones negativas convirtiéndose así en un factor determinante de la reducción de la inflación total.

No obstante lo anterior, en términos anuales, la inflación de alimentos se aceleró con respecto al mes de septiembre del presente año al pasar de 2,21 a 2,51 por ciento, respectivamente.

Sin embargo, teniendo en cuenta la estacionalidad de los precios de los alimentos y la del clima a nivel nacional, para los próximos meses los expertos esperan que, gracias a las condiciones climáticas favorables, se registren unas cosechas agropecuarias abundantes, lo que deberá conducir a un comportamiento relativamente muy favorable de las cotizaciones de los alimentos.

Precisamente, el grupo de Investigaciones Económicas de Bancolombia proyecta que, al final del año, la inflación de alimentos sea del 2,0 por ciento.

De cumplirse con esta estimación, es altamente probable que la inflación anual se ubique dentro del rango meta establecido por el Emisor (2,0 - 4,0 por ciento).

De ser así, esto constituiría un logro importante de la política monetaria implementada por el Banco de la República y facilitaría que, más pronto que tarde, la Junta Directiva decrete nuevas reducciones en la tasa de interés, ayudando a la recuperación económica que todavía no presenta signos contundentes de mayor vigor.

En el comunicado de la junta de codirectores del Emisor de finales de octubre se señala, con relación a las perspectivas inflacionarias, que “la inflación de los últimos tres meses fue inferior a lo esperado por el mercado y el equipo técnico del Banco. En el mismo sentido, el equipo técnico redujo las proyecciones de inflación para este año y el siguiente”.

De igual manera, se afirma que los choques transitorios de oferta (en los que los precios agrícolas jugaron un papel definitivo producto de El Niño) se diluyeron y, además, “los indicadores de inflación básica continúan descendiendo”.

Estos resultados les permiten a las directivas del Banco de la República concluir que los efectos de la indexación de precios y del aumento de los impuestos indirectos de principios del presente año deben reducirse y, por tanto, hacen posible que “la inflación y las medidas de inflación básica converjan a la meta”.

Dada la evolución de la inflación durante estos últimos meses, los analistas han revisado a la baja sus pronósticos y ahora los ubican en la parte alta del rango meta (4,0 por ciento).

Con un panorama inflacionario más despejado, las autoridades económicas deben concentrarse a impulsar el crecimiento y las exportaciones y a despejar las dudas que en materia fiscal se tienen para 2018.


Powered by