Publicado el

Colombia, en modo Mundial


En Rusia 2018 la Selección Colombia tendrá la oportunidad de afianzarse en la galería de los países con mayor proyección en la calidad de su fútbol y sus jugadores. Tras el histórico quinto puesto alcanzado en Brasil, hace cuatro años, el equipo dirigido por José Néstor Pekerman tiene un reto mayúsculo: gustar y llevar más arriba el listón.

En 2014, además, el equipo nacional tuvo entre sus líneas al goleador del torneo: James Rodríguez, quien dio el salto a su condición de figura planetaria, primero con el Real Madrid y en el último año con el Bayer Munich. El corazón de los amantes del fútbol también lo conquistó el Trofeo Fair Play (juego limpio) al desempeño caballeroso, sin agresiones descalificadoras, en los cinco partidos que disputó la tricolor. De la derrota 2-1 con Brasil, Colombia salió ovacionada y entre lágrimas.

Ahora vuelven los retos, las expectativas y el fervor de millones de colombianos que encontraron en este equipo un motivo de integración y alegría. Hubo y debe continuar en torno a la Selección un nacionalismo sano, alejado de la violencia y capaz de estimular la lucha por ideales y metas comunes. Sin los regionalismos ni los fanatismos a veces reiterados y desbordados en la liga doméstica.

A Rusia llega un equipo integrado por la generación de jugadores más experimentada de la historia: de muchachos que militan y cosechan triunfos en Holanda, España, Italia, Inglaterra y en los torneos de México y Argentina. Hay roce internacional, y talento.

Estas últimas horas en conteo regresivo para que ruede el balón en la cancha de Luzhniki, en Moscú, ante más de 80 mil espectadores, se convierten en la antesala del espectáculo más aglutinador y avasallante que registran la cultura de masas y las redes globales de comunicación televisada. Son 736 futbolistas de 32 selecciones que jugarán 64 partidos de altísima competencia en 12 estadios. Una fiesta, para muchos, imperdible y apasionante.

La del mundial no es solo la ceremonia culmen del deporte más popular, es la concurrencia de un entramado de intereses sociales, políticos y sobre todo económicos que revienta las cajas registradoras: Rusia, la decimosegunda economía del orbe, ya sobrepasa los 15 mil millones de dólares invertidos en el “decorado” de la gran carpa mundialista. La selección campeona recibirá de la FIFA 38 millones de dólares. Otros 400 millones de dólares se repartirán como estímulo entre los 32 equipos participantes.

Del 14 de junio al 15 de julio, los aficionados al fútbol tendrán una cuasi cuarentena dichosa ante la cual a los demás ciudadanos del planeta les resulta imposible declararse ajenos. Para Colombia es permitido el optimismo porque cuenta con una escuadra brillante, un grupo de jóvenes atletas que ya parecen haber dejado atrás los triunfalismos y el influjo de ambientes opacos que causaron tanto daño.

La Selección llega a Rusia recargada de esperanza, de motivación, de un entorno saludable y sobrio, al mejor estilo de un conductor, don José Pekerman, quien logró afinar la calidad técnica del futbolista colombiano, con un gran sentido de responsabilidad y buen comportamiento.

Ahora, apréstense los amantes del buen fútbol, y muy en especial los hinchas de Colombia, a tomar asiento y encender la TV para disfrutar un mes de emociones y deporte al más alto nivel. No hay discusión: la vida común y corriente ya rueda y grita en “modo Mundial”.


Powered by