opinión | Publicado el

Taller de Opinión


“Trabajo sí hay”

Por Juliana Gómez Restrepo
Universidad Pontificia Bolivariana
Facultad de Com. Social, 9° semestre
juliana.gomezres@upb.edu.co

Con el Proceso de paz, la corrupción y ahora las elecciones presidenciales, Colombia no ha dejado de centrar su atención en estas temáticas, invisibilizando otras que ciertamente son preocupantes y van en aumento.

Muchas personas desconocen una nueva modalidad de trabajo informal que, aprovechando las ventajas del mundo digital, ha llegado al país para “seducir” a las jóvenes. Se trata de las modelos webcam, personas que, a través de las cámaras web de los computadores, satisfacen los deseos sexuales de otras, mostrando su cuerpo y cumpliendo con la voluntad del espectador.

Todo apunta a que este nuevo oficio llegó al país para quedarse, pues de acuerdo con un artículo publicado en la revista Semana, después de Rumania, Colombia es el mayor oferente con 25.000 mujeres ejerciendo; cifra que podría ir en aumento debido a la proliferación de tales ofertas, que son vistas como una gran fuente de ingresos por las personas más jóvenes, quienes por sus características de “millenials”, ven este oficio como una opción laboral. Así lo explica al portal Pulzo Juan Bustos, asesor de modelos webcam: “muchas chicas que están saliendo del colegio ven esto como una opción laboral real porque saben que pueden manejar su horario y ganar más del salario mínimo”.

Pero para ser modelo webcam también requieren preparación. Además de contar con la mayoría de edad y de trabajar frente a la cámara de 6 a 8 horas diarias, deben saber idiomas e incluso, tener formación erótica. Y para esto último, ya hay hasta una universidad; ubicada en Medellín, Juan Bustos la fundó hace un año para que las jóvenes se instruyan en técnicas de seducción y hasta posturas corporales, todo con el objetivo de ganar hasta 40 millones de pesos mensuales.

Sin duda este nuevo panorama laboral nos invita a reflexionar lo que está pasando con la juventud actual. ¿Por qué ese afán de conseguir todo tan rápido? Para muchos, la educación profesional está pasando a un segundo plano, creen que tener dinero es sinónimo de éxito, que todo debe ser fácil; y lo más triste es que hay gente que se aprovecha de esas ganas absurdas de enriquecerse a corto plazo, ofreciendo trabajos pocos dignos, que atentan contra la moral, pero quizá lo peor es que hay quienes se le miden a este oficio, irrespetando sus propios cuerpos y siendo objetos sexuales de desconocidos.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.


Powered by