opinión | Publicado el

Taller de Opinión


SIEMPRE SERÁ NUESTRA ELECCIÓN

Por Lina Marcela Avilez M.
Universidad Pontificia Bolivariana
Facultad de Psicología, 2° semestre LMAM-321@hotmail.com

La sociedad de la que hacemos parte es, sin duda, esa a la que le hemos permitido asignarnos roles. Roles que hemos integrado a nuestra experiencia de vida como innatos e intransferible. Roles que les han hecho creer a las mujeres que son egoístas al decidir no ser mamás. Roles que le permiten creer a un hombre que ser infiel es natural y que siempre será perdonado. Roles en los que las mujeres nos deberíamos preocupar más por la forma como nos vemos. Donde aquella vestimenta ideal es la ajustada, la que muestra para vender, esa que no te deja respirar o aquella que no deja nada a la imaginación. Roles que invitan a los hombres a ser musculosos y es ahí donde un día cualquiera vas por la calle y te encuentras con aquel prototipo de chico que tiene unos brazos exquisitos, un pecho bien trabajado y ¡oh sorpresa! unas piernas que naufragan en el olvido.

Una sociedad en donde los niños cumplen con normalidad roles que sin saberlo van enfocados a la transformación de un adulto sin niñez, es decir, aquel niño que termina una jornada académica de ocho horas y debe prepararse para una tarde de ballet, fútbol, natación, ajedrez, patinaje y/o danza, además de las tareas; porque la vida hay que aprovecharla y solo estas actividades te darán herramientas para ser una persona exitosa. Aquí no se permite gastar tiempo en comidas familiares, en tardes de juegos con los primos escandalosos y mucho menos en piyamadas con los vecinitos que entran y salen de tu casa, como perro por su casa, porque esto es “distracción”.

Dicho todo esto... ¿Habrá cabida para las mujeres que no olvidan la importancia de verse y sentirse bonitas y que no condicionan su feminidad a tacones de quince centímetros? ¿Habrá cabida para aquellos hombres que lloran abiertamente y que lo hacen porque se sienten tristes? ¿Habrá cabida para aquella mujer u hombre que se regala una linda cena, una ida a cine o una taza de café porque decidió darse tiempo y conocerse? ¿Habrá cabida?.

*Taller de Opinión es un proyecto de El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opiniónjoven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades e instituciones vinculadas con el proyecto.


Powered by