opinión | Publicado el

The New York Times


Por qué Apple es el futuro del Capitalismo

Por Mihir A. Desai
redaccion@elcolombiano.com.co

Con Apple Inc. ahora excediendo US$ 1 billón en capitalización bursátil, es tentador entender este momento en términos del dominio de compañías y tecnología demasiado grandes en nuestras vidas.

Esas interpretaciones oscurecen el otro logro de Apple: ser pionero de un modelo financiero que es la envidia de las empresas estadounidenses. Claro, Apple produce teléfonos y computadoras portátiles innovadoras, pero mire dentro de su elegante exterior y encontrará una máquina financiera que se ha convertido en el ideal para las corporaciones estadounidenses. Sin invertir significativamente en activos duros, Apple lanza efectivo y lo devuelve a los accionistas a un ritmo sorprendente. Es difícil no admirar.

Pero el modelo que ha sido perfeccionado por Apple es riesgoso y mal imitado por muchas corporaciones americanas. La siguiente década demostrará si estas imitaciones eran una serie de movidas brillantes o ingeniería financiera a gran escala.

Primero, considere los cambios en cómo Apple recompensa a sus accionistas y es financiado. Hace seis años, la compañía no tenía deuda y nunca había realizado una recompra de acciones ni pagado dividendos. Presionado por una revuelta de accionistas en 2013, ahora se ha transformado.

Apple tiene una deuda pendiente de US$ 115 mil millones, y ha distribuido US$ 288 mil millones a sus accionistas en los últimos seis años, la mayor parte a través de recompra de acciones. En los últimos nueve meses, Apple compró acciones por US$ 54 mil millones.

Esta transformación es representativa de las tendencias en América corporativa. Según la Reserva Federal, las corporaciones han emitido en internet más de US$ 1.3 billones de deuda y han retirado más de US$ 1.9 billones de acciones en los últimos cuatro años. Las compañías estadounidenses están pidiendo prestado dinero para comprar sus propias acciones en lo que equivale a una gran adquisición en cámara lenta.

Apple realizó sus compras de forma responsable: compró acciones cuando eran relativamente baratas, premiando al accionista paciente.

En segundo lugar, el modelo financiero de Apple enfatiza el flujo de efectivo sobre las ganancias. Apple no es simplemente inmensamente rentable; en 2017, generó US$ 16 mil millones más en flujo de efectivo operativo que ganancias. Lo hace en parte al ejecutar sus operaciones cotidianas de una manera distintiva. Por lo general, una empresa tiene que usar fondos externos para financiar el proceso de almacenamiento de bienes y recaudar ingresos de los clientes.

El modelo de Apple lo pone patas arriba. Sus tiendas minoristas recaudan dinero en efectivo rápidamente de los clientes, es implacable en mantener el inventario bajo, y se demora una eternidad para pagar a los proveedores. En el proceso, las operaciones de Apple son generadoras de efectivo extremadamente efectivas. Esto no es una coincidencia. Es el resultado de la astuta cadena de suministro que construyó Tim Cook. En efecto, Apple ha sido financiada en gran parte por sus proveedores, que están dispuestos a mantener su inventario y esperar más de 100 días a que les paguen, solo por el placer de hacer negocios con Apple.

Esta reestructuración de las operaciones para minimizar el inventario, pasar a modelos de suscripción y mantener a los proveedores a la espera se ha convertido en el patrón dominante en las grandes corporaciones.

Finalmente, Apple es el epítome de una compañía de “activos ligeros”: posee muy pocos activos duros y, por lo tanto, necesita casi cero capital externo para administrar su negocio. A mediados de 2018, Apple tiene activos operativos por US$ 105 mil millones y pasivos operativos por US$ 120 mil millones. ¿Qué significa eso? Milagrosamente, sus operaciones no dependen de capital de financistas externos.

Los logros del modelo de Apple son sustanciales. Pero la estrategia financiera que ha funcionado tan bien para Apple es una riesgosa para empresas menos capaces con posicionamiento estratégico más débil. Para ellas, imitar a Apple puede resultar en demasiada deuda en sus balances, cadenas de suministro precarias y oportunidades diferidas para las inversiones.

El arquetipo financiero definido por Apple -estrategia de activos light, recompra de acciones y flujo de efectivo por encima de todo- es un acto de cuerda floja. Las juntas deberían advertir contra la tentación de seguir el camino de Apple a ciegas. Grandes inversionistas, especialmente los fondos mutuos y los fondos de pensiones que representan a tantas personas, deberían cuestionar la gestión de cualquier compañía que sí lo haga. Muchos de los imitadores de Apple tienen más probabilidades de hipotecar el futuro que crearlo.


Powered by