editorial | Publicado el

Taller de Opinión


PAN DE CADA DIA

Por Santiago Medina Gómez

Universidad EAFIT
Facultad de Com. Social, 4° semestre samegosanmedgom@gmail.com

No es raro encontrar en los diarios noticias sobre corrupción, nos indignamos, nos duele en el alma que esos servidores públicos estén convirtiendo las arcas públicas en sus cuentas privadas, culpamos a las administraciones del desfalco público, pero...

¿Sabemos algo sobre la autoridad moral, esa que nos dice que para culpar a alguien de un acto, debemos estar tranquilos de no haberlo cometido nosotros nunca? Nadie nos ha robado nada, somos nosotros quienes hemos regalado todo al formarlos a ellos en lo individual y no en lo ciudadano.

¿En dónde comienza la corrupción? para intentar responder a esta cuestión debemos entender que si queremos un país sin corruptos, necesitamos ciudadanos correctos, porque la corrupción comienza desde el hogar, desde nuestra infancia y nuestra forma de ver el mundo; para nosotros, una cultura rica en refranes y agüeros, es válido y casi que ley ese que reza: “El vivo vive del bobo”.

Y todos decidimos ser “vivos”, en la fila del cajero, en la carretera mientras conducimos o somos peatones, en acceso a servicios públicos, en la declaración de impuestos, en todo aquello de lo que podamos hacer que esté a nuestro favor.

“Mi papá tiene un amigo allá, espere yo lo llamo para que nos colabore”, “llámeme a fulano, que él es amigo mío y él me entra sin cobrarme”, ahí, en esas simples frases se inicia la cadena de corrupción que está rompiendo al país, y es la misma ecuación, solo que quitamos algunos ceros en las sumas, pero el proceso se cumple tal cual lo hace un alcalde, un magistrado, un presidente, solo que ellos están en la picota, y nosotros somos los verdugos que con el rostro cubierto nos reímos de ser inocentes en los mismos delitos.

No defiendo la corrupción, no la defiendo en ninguna de sus formas o niveles.

Debemos comenzar por respetar las filas, por no acceder a servicios que en verdad no necesitamos, por competir con inteligencia y no con dinero, debemos cambiar la cultura del vivo a la cultura ciudadana.

*Taller de Opinión es un proyecto de El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades e instituciones vinculadas con el proyecto.


Powered by