editorial | Publicado el

Taller de Opinión


La cultura de procrastinar

Por Valentina Hincapié Gómez

Universidad Pontificia Bolivariana
Facultad de Com. Social, 7° semestre
valentina.hincapieg@upb.edu.co

Es normal que el colombiano deje todo para última hora, pues parece que el dicho popular cambió a dejar para mañana lo que se puede hacer hoy. La RAE define la procrastinación como “demorar, retardar o retrasar algo” y, desde mi punto de vista, esa es parte de la cultura colombiana: la de procrastinar.

Una imagen que me quedó retumbando en la cabeza fue el día de las últimas elecciones presidenciales. Faltando 15 o 10 minutos para que cerraran las urnas, los canales nacionales emitieron imágenes de Corferias, en Bogotá, en las cuales muchas personas entraban corriendo a donde estaban ubicadas las mesas de votación. Luego de toda una jornada de elecciones, algunos pusieron en riesgo su derecho al voto por dejarlo para el final de la tarde.

Otra imagen típica colombiana es la de nosotros los estudiantes que hacemos en la noche anterior de la entrega, un trabajo que nos asignaron hasta un mes atrás. Hace poco me sucedió que el día antes de un examen, un compañero me llamó a las 11 de la noche para pedirme prestado el libro sobre el cual sería la evaluación, texto que nos habían asignado dos o tres semanas atrás. ¿Realmente se iba a leer 250 páginas en una noche?

En el tema de trámites y lo que llamamos ‘hacer vueltas’ también somos perezosos y preferimos dejarlo todo para el final. Conozco dos familias, una de Barrancabermeja y la otra de Turbo, que desde que les llega la factura de los servicios, la del celular o cualquiera que sea, la ponen en el comedor junto con el dinero; pueden pasar ocho o más días y la plata seguirá allí hasta que pase la fecha de caducidad. ¡Tienen la plata y dejan vencer la factura!

Yo sé que no es válido generalizar y obviamente existen muchos colombianos proactivos, como mi papá, que llegan al otro extremo de anticipados y prevenidos. Sin embargo, debemos empezar a hacer conciencia de esa procrastinación que nos está caracterizando, para que individualmente comencemos a trabajarla.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.


Powered by