opinión | Publicado el

Cartas a la Directora


en pensiones: “¿expectativa de derechos o derechos adquiridos?”

Por Fernando López Álvarez

Estando como está, sobre el tapete, el tema pensional, la urgente necesidad de su cambio en su reglamentación por el bien de la población, para que más personas disfruten de tan preciado privilegio y, también, por el de las finanzas públicas, hay muchos aspectos por analizar. Uno de ellos es el del título de esta nota.

En mi entender, se ha presentado una confusión de fondo y es ¿qué se considera “expectativa de derecho”? ¿Qué es un “derecho adquirido”? Mi percepción es absolutamente clara: una expectativa es “una pretensión de que se realice una situación jurídica concreta, conforme a la legislación vigente en un momento determinado”. En cambio, un derecho adquirido es “el acto realizado que introduce un bien, una facultad o un provecho al patrimonio de una persona, y ese hecho no puede afectarse, ni por la voluntad de quienes intervinieron en el acto, ni por disposición legal en contrario”. Un ejemplo concreto: si tengo a mis padres vivos y ellos tienen unos bienes, yo, como futuro heredero, no tengo sino una “expectativa del derecho” de propiedad sobre esos bienes. Esa “expectativa” se vuelve realidad, cuando ellos fallecen y, luego de los trámites, me vuelvo propietario de los mismos. Ahí, ya no tengo una “expectativa” sino un “derecho adquirido”.

Esta fundamental diferencia la debemos tener en cuenta con el tema de las pensiones, pues he escuchado que no se pueden vulnerar “derechos adquiridos” a personas que no están recibiendo una pensión. Para mí, esas personas que no tienen el “estatus” de pensionado, no tienen sino una “expectativa de un derecho” y, por ende, la leyes pueden cambiar sin que se pueda alegar que hay “violación de derechos adquiridos”.


Powered by