editorial | Publicado el

The New York Times


El incendio que consumió los tesoros de Brasil

Por Sarah Parcak
redaccion@elcolombiano.com.co

La tragedia que envolvió al Museo Nacional del Brasil de 200 años en Río de Janeiro, convirtiendo hasta 20 millones de sus propiedades en polvo, es un recordatorio urgente de la necesidad de mejores medidas de protección en museos por todo el mundo. Para poner lo que sucedió en perspectiva: es como si toda la colección del Museo Británico desapareciera, dos veces, en un abrir y cerrar de ojos.

El fuego se encendió por razones desconocidas. Pero muchos brasileños están culpando a su gobierno y algunos han salido a las calles en señal de protesta. Después de años de disminución de los fondos federales, el personal del museo había solicitado fondos de mantenimiento urgente del Banco Nacional de Desarrollo del país. En junio, el dinero se desembolsó, pero no a tiempo para instalar la actualización planificada del equipo contra incendios del museo, que carecía de un sistema de riego.

Después de que el incendio comenzó, imágenes escalofriantes de trabajadores del museo aterrorizados con los brazos llenos de objetos del museo empezaron a circular por los medios sociales y en las noticias. Un video mostró a algunos de ellos cargando frascos de especímenes preservados, mientras bomberos corrían a salvar lo que pudieran.

He visto en persona los objetos invaluables del museo. En el 2014, visité con dos amigos arqueólogos y simplemente nos paramos ahí, boquiabiertos, yendo de sala en sala. Uno de los esqueletos más antiguos de Suramérica, apodado Luzia, de hace 11.500 años, estaba guardado; una réplica mostrando una reconstrucción completa de su cabeza estaba expuesta. Una sala completa estaba llena de tesoros egipcios, incluyendo el ataúd pintado de colores brillantes que contiene la momia de Sha-Amun-In-Su, que data de 750 a. C. Innumerables objetos invaluables de diversas culturas indígenas en Brasil y otras partes de América Latina se podían ver en vitrinas. Había frescos de Pompeya en la colección mediterránea del museo. El museo albergaba una biblioteca extraordinaria con casi 500.000 libros, 2.400 de los cuales eran escasos, y una colección de historia natural que incluía dinosaurios, insectos y meteoritos, curada por innumerables expediciones de científicos y exploradores.

Según Anna Roosevelt, profesora de antropología de la Universidad de Illinois en Chicago, “El museo tenía colecciones desde exploraciones tempranas hasta las más recientes investigaciones, amplias colecciones que muestran la historia de museos, exploración y ciencia en Brasil.” El incendio, dijo, “es una catástrofe para la ciencia natural y la antropología de América del Sur”. Afortunadamente, la biblioteca se salvó -no estaba en el edificio principal- junto con partes de las colecciones de vertebrados, pero en el momento se estima que sólo 10 por ciento de la colección sobrevivió.

Mientras el fuego quemaba, amigos y colegas en Brasil enviaban tweets expresando su enojo y su sensación de desesperanza. Marina Amaral, una colorista digital brasileña, escribió: “Creo sinceramente que la pérdida de cualquier museo es una pérdida para la civilización en su conjunto”.

Pero los brasileños no están de brazos cruzados. El 3 de septiembre, muchos se reunieron, entrecruzados de brazos, rodeando el edificio, abrazando los restos del museo con cuerpos humanos, como si quisieran motivarlo para que volviera a existir. Se están realizando esfuerzos para obtener fotografías de antiguos visitantes para que las ofertas del museo puedan reconstruirse virtualmente.

Una excavación cuidadosa en las próximas semanas por parte de profesionales de museos y conservadores capacitados puede revelar más partes de la colección que sobrevivió. Hay algo de esperanza, pero una lección mucho más grande para el mundo. Las colecciones de museos en todo el mundo corren riesgos similares de pérdida por incendios, inundaciones y desastres naturales, y muchos reciben fondos limitados de gobiernos que no valoran el patrimonio cultural y la historia natural.

Estas colecciones de museos son nada menos que las claves para comprender no solo nuestro pasado, sino también nuestro futuro. Nos ayudan a comprender cómo las culturas del pasado se adaptaron a los mundos cambiantes y tienen mucho que enseñarnos a medida que nos ajustamos a los climas cambiantes, las nuevas tecnologías y la posibilidad de vivir en el espacio. Su preservación debe ser una prioridad para cualquier persona que se preocupe por nuestra humanidad colectiva.


Powered by