editorial | Publicado el

The New York Times


¿Cree que el 2020 será mejor para los demócratas?

Por MICHAEL TOMASKY
redaccion@elcolombiano.com.co

Como se esperaba, la realidad producida por los resultados del 6 de noviembre será un Congreso dividido, con demócratas dirigiendo la Cámara de Representantes y los Republicanos a cargo del Senado. Los republicanos ampliarán su mayoría en el Senado del actual 51-49 hasta 54-46, en espera de algunos resultados que, aún mientras escribo, todavía están demasiado cerca para ser declarados, pero en los que los republicanos tienen una pequeña ventaja.

Los funcionarios electos de ambos organismos prestarán atención a la idea de trabajar juntos, y algunos de los más expertos panglosianos expresarán la esperanza de que incluso este Congreso dividido producirá un acuerdo sobre el gasto en infraestructura o los precios de los medicamentos recetados. Supongo que tal vez, pero seamos realistas. Lo que parece más probable es no solo la falta de cooperación sino también la guerra activa entre los dos cuerpos.

Los demócratas de la Cámara aprobará alguna legislación progresiva, como deberían hacerlo, para mostrarle a la nación sus prioridades de cara a las próximas elecciones presidenciales. Pero claro que sus proyectos no progresarán en el Senado. Si por algún milagro las dos cámaras logran aprobar versiones similares del mismo proyecto, las deliberaciones del comité de la conferencia serán una pelea de comida.

Entonces esto es lo que podemos esperar. Dos años más de resoluciones continuas y posibles cierres de gobierno. Y si los republicanos aumentan su mayoría a 55, es muy posible que los demócratas no puedan recuperar la mayoría allí durante mucho tiempo.

Me desperté el 7 de noviembre y, como suelen hacer las personas como yo, eché un vistazo a los escaños del Senado que se reelegirán en 2020. En el papel, se ve mejor para los demócratas. Este año, los demócratas estaban defendiendo 26 escaños, y los republicanos sólo nueve. Los 26 de los demócratas incluían a 10 titulares en los estados que dominó el presidente Donald Trump. En 2020, serán los republicanos quienes defenderán la mayoría de los escaños, 22 de los 33.

Eso suena esperanzador, si es un demócrata. Pero si mira el mapa, ve que la mayoría de los escaños ocupados por los republicanos están en estados que elegirían a un perro antes de elegir a un demócrata. Louisiana, Oklahoma, Mississippi, Nebraska, Idaho, Wyoming: usted entiende la idea. En total, hay alrededor de 14 estados donde la idea de elegir a un demócrata para el Senado es casi inconcebible, y otros tres o cuatro donde tal vez no sea inconcebible pero donde las estrellas tendrían que alinearse perfectamente. Los números para los estados demócratas comparables son quizás 12 y creo que cero.

Específicamente con respecto a 2020, si tuviera que reflexionar sobre cinco posibles cambios que traerían a los demócratas a la paridad, aquí están los estados y los senadores en los que los demócratas deben enfocarse: Susan Collins, de Maine, primípara; Joni Ernst, de Iowa; Thom Tillis, de Carolina del Norte, otro de primer término; Cory Gardner, de Colorado, un tercer primer término; Jon Kyl, de Arizona; y supongo que David Perdue, de Georgia, o tal vez John Cornyn, de Texas, si el emocionante Beto O’Rourke decidiera enfrentarlo.

De esa lista, confío en que puedan ver el problema. Si los demócratas tienen que contar con Carolina del Norte (donde el partido eligió por última vez a un senador en 2008) y Georgia (2000) y Arizona (1988), le están ladrando a un árbol terriblemente alto.

¿Qué pueden hacer? Las personas discuten soluciones improbables y a largo plazo, como añadir al Distrito de Columbia o Puerto Rico como estados en la primera oportunidad que tengan. En un extremo aún más grande, tal vez deberíamos hacerle al Senado lo que hizo Gran Bretaña con la Casa de los Lores en 1911 y quitarle el verdadero poder legislativo. Podrá parecer una locura, pero algo tiene que hacerse. El 6 de noviembre, según The New York Times, los candidatos demócratas del Senado obtuvieron 45 millones de votos y los republicanos solo 33 millones (57% a 42%). Sin embargo, los republicanos ganarán quizás cuatro escaños. Eso no es democracia.

En el término más cercano, los demócratas simplemente deben encontrar y financiar candidatos que puedan ganar en todo el estado en estados morados. No me refiero a centristas: mire a Phil Bredesen en Tennessee, a quien golpearon. Me refiero a los candidatos que primero pueden animar a los votantes de base, porque deben hacerlo para ser competitivos, pero también pueden salir y obtener algunos votos en partes de estos estados donde los demócratas normalmente son aplastados.


Powered by