negocios | Publicado el

Comercio en Venezuela no tiene compradores


El ingreso mínimo de los venezolanos promedia 253 mil bolívares, que en un 80 % se destina a gastos en alimentación, afirmó la presidenta del gremio Consecomercio, María Uzcátegui. FOTO reuters

Aunque la lógica dicte que a los comerciantes de Venezuela les va bien con los altos precios de la economía, en realidad no hay quién les compre, aseguró a El País de Cali la presidenta del gremio Consecomercio, María Carolina Uzcátegui.

Así, por ejemplo, el usual reinicio de clases escolares este mes se ha convertido en un drama para los padres de familia: los precios de los útiles escolares crecen a más del 500 % y el costo mínimo del regreso de los niños a las aulas se promedia en un millón de bolívares.

Al mismo tiempo, el ingreso mensual mínimo es de 253 mil bolívares y se calcula que el 80 % se va en alimentos. Es decir, muchos ciudadanos de ese país no tienen cómo asumir ese gasto, lo que pone en peligro la educación de sus hijos.

“Pero los países no tocan fondo, siguen y siguen, y los seres humanos nos vamos adaptando a las situaciones”, añade Uzcátegui: como levantarse cada mañana con la preocupación de qué se comerá para pasar un día más y de cómo sobrevivir a la inseguridad y a los problemas de la calle (ver Opinión).

Distracciones del Gobierno
Agrega que se han convertido en una especie de sobrevivientes. De esa manera, tratando de cubrir sus necesidades básicas, dejan de ocuparse de lo que sucede alrededor y de la calidad del Gobierno que tienen.

Hoy, en el vecino país se consigue harina de maíz si se va al mercado informal para obtenerla cuatro veces más costosa que el precio establecido por el Gobierno, irreal: “Necesitamos un mercado cambiario que permita adquirir la materias prima que las empresas están en capacidad de comprar y sostener la producción”, dijo Uzcátegui.

Ese control gubernamental se extiende hasta los canales de comercialización: para adquirir un boleto de la aerolínea Conviasa (bajo el dominio del Gobierno) es necesario desplazarse directamente a las oficinas o al aeropuerto, porque las agencias de viaje no pueden venderlos.

En ese sentido, una reciente encuesta indicó que 85 % de venezolanos no está de acuerdo con el Gobierno actual, y los empresarios han mostrado disposición para llegar a acuerdos que reactiven la economía, expresó la dirigente.

“Pero los que han acudido a reuniones no han podido participar en diálogos, sino en monólogos. El vicepresidente o quien quiera que los convoque, habla y habla, muestra cosas irreales que no existen, promete cosas que no se cumplen y las propuestas que se llevan son engavetadas”, expresó la presidenta del gremio de comercio y servicios.

A su vez, las expropiaciones se mantienen. El mes pasado expropiaron la finca del presidente de la Federación de Ganaderos, productiva en un 90 %, porque el Gobierno necesitaba ese terreno.

Con ese panorama, esperan que el cambio llegue pronto para que la economía entre en un largo proceso de recuperación. Entre tanto, asegura Uzcátegui que no es leyenda urbana que haya gente buscando comida en la basura: “Puedes caminar por la calles y observar gente de cualquier edad y aspecto en la indigencia”, puntualizó.

Contexto de la Noticia

María Carolina Uzcátegui
Presidente de Consecomercio

“Tenemos una ley de inamovilidad laboral que no permite que se haga una reducción de personal en ajuste o en relación con las ventas o con el aumento de la estructura de costos, por los constantes incrementos salariales que hace el Gobierno. En Venezuela ya no hay escalas de sueldos, son pocas las empresas que tienen esa política. Ahora el ingreso de los trabajadores se ha unificado por lo bajo y aquellas empresas que no pueden más y necesitan en realidad reducir su personal, hablan con el trabajador, le hacen una oferta superior a lo que le corresponde para que sin que el gobierno se entere, hacer ajustes en la cantidad de trabajadores”.


Powered by