negocios | Publicado el

Universitarios pueden tener tarjetas de crédito con cupo de hasta $5 millones


Foto: Shuterstock

A pesar de que en algunos casos la etapa universitaria no permita generar grandes ingresos, hoy en día para los jóvenes sí es posible obtener tarjetas de crédito e iniciar una historia crediticia mientras hacen su pregrado.

Bancolombia es una de las entidades que cuenta con un programa especial para este segmento, puesto que su tarjeta de crédito jóven va enfocada a población de entre 14 y 25 años. Su requisito es demostrar ingresos de $200.000 durante tres meses y, después de que se estudie el caso, se podrá acceder a cupos de entre $200.000 y $5 millones.

Por su parte, Itaú, pese a que esté en proceso de reestructuración en algunos programas, hoy en día ofrece una tarjeta que se obtiene dando fe de pertenecer a ciertas carreras en un listado de universidades estipulado por el banco; no requiere ingresos mínimos ni historial crediticio. Este plástico permite cupos de $1 millón en adelante.

Entre los del Grupo Aval, el Banco de Occidente ofrece una tarjeta para personas mayores de edad pero menores de 25 años; la condición para conseguirla es certificar que se recibe una mesada de $500.000 o superior firmada por los acudientes del interesado.

Del mismo modo, el Banco de Bogotá posibilita el acceso a tarjetas de crédito a población menor de 25 años con cupo de $1 millón mediante una aplicación por medio de su página web.

Entre otras características en las que coinciden las tarjetas que van a este nicho, es que permiten asistencia y seguros en viajes. Además, en general buscan generar beneficios en entradas a cine o conciertos. Adicionalmente, cuentan con diversos casilleros internacionales que facilitan las compras en el exterior.

Un producto diferente es el de Bbva, banco que ofrece la tarjeta Visa Financia U, la cual solo permite realizar pagos de matrículas universitarias y diferir el valor en cuotas, según la duración del periodo de estudio, a seis meses o un año.

José Manuel Restrepo, especialista en economía y rector de la Universidad del Rosario, dijo que la educación financiera de la que escasea en el país puede llegar a los jóvenes por medio de la práctica de adquirir este tipo de ofertas, eso sí, con apoyo de las entidades que la emiten para darles un manejo responsable.

Caso aparte es el de Davivienda, banco que no tiene una tarjeta destinada a universitarios. No obstante, cuenta con una tarjeta de crédito dedicada únicamente para afiliados al programa de egresados de la Universidad de Los Andes.

Otra alternativa es la tarjeta de crédito amparada, la cual es ofrecida por la mayoría de los bancos. Cabe aclarar que bajo esta modalidad el acreedor no crea historia crediticia.


Powered by