Finanzas | Publicado el

¿Cuáles son los riesgos financieros a 2030?


Foto: Reuters

Cuando se piensa en cómo será el mundo en los próximos 12 años, solo una cosa queda clara. La era digital llegó para dominar, atravesar y recomponer todos los escenarios posibles, incluso el panorama financiero y monetario.

En Colombia, el número de transacciones de dinero por internet ha aumentado 58 % entre 2014 y 2017, de 251,5 millones a 397,5 millones, según la Superintendencia Financiera, lo que para el último año significó el 17 % del total de operaciones monetarias.

Para 2017, de 7.213,9 billones de pesos transados por todos los canales establecidos, internet significó 2.550 billones, es decir el 35 %. La cifra ha aumentado su participación desde 29 % en 2014. Esto es solo una pequeña muestra de cómo han cambiado las operaciones desde el marco regulado. No obstante, con la tecnología y la digitalización hay nuevos retos que se enmarcan hacia adelante.

El Foro Económico Mundial señala que ellos se dan en: la regulación, la digitalización y los riesgos macroeconómicos. Así se indica en su informe The Global Financial and Monetary System 2030 (El sistema monetario y financiero global 2030), teniendo como punto de partida las perspectivas de un mundo que ha mostrado signos de recuperación “el 2017 amplió la base de aceleración económica en 75 % de los países (...) impulsado por la de la inversión y el comercio global que rebotó desde su punto más bajo en 2001”, señaló la publicación.

También se consideran dos fuerzas que han revigorizado el sistema financiero. La primera acoge la descentralización, en aspectos como la pérdida de predominancia del dólar, el decrecimiento del uso de papel moneda y el nacimiento de las monedas digitales y el cambio de modelo de los bancos; y la segunda, la integración, acelerada por la nueva tecnología y una “era de oro en la conectividad del sistema financiero global”.

Regulación

En 2018 se cumple una década de la crisis más importante de los últimos tiempos y esto, dicen los autores Axel Lehmann y Steffen Kern, debe permitir hacer una evaluación de los efectos de las reformas para salir de la crisis.

También señalan la necesidad de una coordinación financiera mundial, que estuvo ausente en este periodo; lo que puede servir para que “haya mayor movilidad en términos de capitales, se eliminen ineficiencias y barreras”, aseguró Alejandro Useche, profesor de la Universidad del Rosario.

Para Colombia, explicó que esto no sería un problema porque siempre ha sido flexible para ajustarse a estos cambios globales (ver Dicen de...)

Iniciativas como revisar las reformas financieras de Estados Unidos y la Comisión Europea son importantes y cualquier “seguimiento de sus hallazgos estará en la búsqueda de evitar una mayor fragmentación del sistema financiero global”, dice el documento.

En este entorno regulatorio, Lehmann y Kern hacen una invitación a que los hacedores de política pública se interesen más por los cambios que ha traído la tecnología; por ejemplo en el desarrollo y transformación de una nueva manera de intermediar, a través de crowdfunding, la automatización y la infraestructura, avances que también han llegado con nuevas vulnerabilidades (ciberataques).

“La regulación y la supervisión deben trabajar hacia unas respuestas internacionales consensuadas a estos desarrollos y equipos con la capacidad necesaria para promover la estabilidad en el nuevo ambiente”, se lee en el texto.

Pareciera necesario un “acuerdo de Basilea 4.0 que regule estándares, seguridad y procesos de este nuevo entorno”, aseguró Raúl Ávila, profesor de Economía de la Universidad Nacional.

Digitalización

Los pagos, la intermediación, la agregación de datos e inteligencia artificial, y un cambio en la tecnología contable (Blockchain) son las claves de la disrupción digital tácita en el sistema financiero, reseñan Karen Fawcett, Jeff Tessler, Claudio Scardovi, Oliver Frischemeier y William Park, en el segundo capítulo del informe.

El cambio se da en un momento relevante de adopción tecnológica de los consumidores, en el que el espacio físico se ha dejado atrás para darle paso al mundo en “red”, con incluso intereses de inversión también disruptivos, y en el que “surgen nuevos protagonistas en el sistema, como empresas tecnológicas” o nativas de esta era y con este fin, explicó Useche.

Así es urgente armonizar plataformas, dándole la importancia necesaria al uso de los datos y en la experiencia del usuario que pasa por la desintermediación bancaria.

Riesgos macro

Según explican Hélène Rey y Jeromin Zettelmeyer si bien las tasas de interés han bajado y han sido fundamentales para reactivar la economía, hay un riesgo latente: un bajo margen de acción ante una situación de crisis.

En palabras de Useche “si se presenta una nueva crisis, los tipos están tan abajo que no podrán ser una herramienta de los Bancos Centrales para intervenir e influir en el crecimiento de la economía”.

Y justamente este es el riesgo que señala el FEM, aunado a una convivencia o incertidumbre acerca de las nuevas monedas digitales (criptomonedas) que dinamizan y enrarecen el quehacer económico. “Ahí juega un papel fundamental la educación financiera (...) sobre el uso de productos y conforme a esto que las decisiones sean más o menos riesgosas”, concluyó Ávila .

58%

crecieron las transacciones de dinero por internet entre 2014 y 2017: Superfinanciera.

Contexto de la Noticia

De acuerdo con Alejandro Useche, profesor de la Universidad del Rosario, hay retos importantes para instituciones públicas y el sistema financiero privado. “Seguir entendiendo y adaptando las tendencias en cuanto a regulación financiera internacional, aunque históricamente hemos demostrado que somos buenos para esto, y contamos con flexibilidad y rapidez para incluir en nuestra normatividad los cambios necesarios ante las nuevas realidades”.


Powered by