Negocios | Publicado el

El ocaso empresarial de Carlos Mattos


Carlos Mattos, exrepresentante de Hyundai en Colombia, ahora deberá responder ante las acusaciones de la Fiscalía. FOTO colprensa

La tradición empresarial de su familia fue vital para que Carlos Mattos decidiera convertirse en uno más de los hombres de negocio con la marca Mattos.

Primero fue su papá, José Mattos, y luego su tío, Carlos Enrique Mattos. Los dos dieron inicio al fortín económico de la familia, que se basó en el sector algodonero y ganadero, y que posteriormente Carlos Mattos supo aprovechar para hacer sus primeros pinos como inversor.

La carrera empresarial que construyó hace algo más de 30 años empezó a venirse a abajo cuando Hyundai Motor Company, matriz de la firma surcoreana de automóviles, le quitó la representación en el país.

Y en medio de esa disputa, que empezó hace ya tres años, la Fiscalía General de la Nación ordenó la captura del empresario argumentando que en el pleito entre Mattos y la compañía asiática, este habría llevado a cabo una manipulación de reparto en los juzgados, con miras a que su empresa (Hyundai Colombia) se viera favorecida en el pleito.

El haber utilizado maniobras ilícitas, según el ente regulador, habrían impedido en ese momento la venta de carros y la solicitud de repuestos. Se calcula que unos 85 mil usuarios se vieron afectados.

La decisión de la Fiscalía hizo que Mattos se entregara el pasado domingo ante la justicia española, a la espera de responder por los requerimientos. Sin embargo, la orden de captura solo puede hacerse efectiva en Colombia. La Fiscalía solicitaría su presencia para la imputación de cargos.

“El caso es vergonzoso. Es que en su momento fueron muchas las personas que se vieron afectadas con las maniobras llevadas a cabo por el señor Mattos. Fue, además de una manipulación del sistema judicial, una violación directa a la libre competencia”, argumentó José Roberto Acosta, profesor del Cesa y uno de los mayores críticos sobre las actuaciones de Mattos.

Cabe recordar que el abogado del empresario, Luis David Acuña había aceptado su responsabilidad en los delitos de cohecho propio, acceso abusivo a sistema informático, daño informático agravado y utilización ilícita de equipos transmisores o receptores.

Y en el marco de la misma investigación, la vicefiscal general de la nación, María Paulina Riveros, había anunciado la captura de Edwin Enrique Angulo Martínez, funcionario judicial, quien habría manipulado el sistema de reparto judicial y solicitado coimas para interceder en contratos de actualización tecnológica para la Rama Judicial.

El ADN empresarial

El negocio algodonero que la familia Mattos supo llevar a buen puerto, a pesar de la época de La Violencia, resultó clave para que el empresario de 70 años contara con el brazo económico necesario que posteriormente le serviría para ser exitoso en el sector automotor.

La apertura económica liderada por el expresidente César Gaviria, a inicios de la década de 90, fue vital para que Mattos viera en la importación de carros, su modelo más fuerte de negocio.

Desde ese momento, el empresario nacido en Codazzi (Cesar) fue ejemplo de la globalización que empezó a transformar al país.

La marca Hyundai, para ese entonces, aterrizó en Colombia de la mano de Mattos, y desde ese momento, hasta el año 2015, fue su único representante en Colombia.

“Sin duda alguna la apertura económica en la que Colombia se metió a inicios de 1990 permitió ver cómo nuevos sectores se fortalecieron y empezaron a ganar protagonismo, uno de los más importantes fue el sector automotor”, afirmó Raúl Ávila, profesor de economía de la Universidad Nacional.

El experto añadió que el éxito empresarial de los emprendedores de ese momento tuvo lugar gracias a que “fueron pioneros, contaban con un capital importante de dinero que los respaldaba y lograron, en periodos cortos, tener reconocimiento de marca” (ver Informe).

Fuentes cercanas a Carlos Mattos, que pidieron guardar su nombre, se refirieron al empresario como un hombre típico de negocios: “Sagaz, inteligente y preocupado por defender sus intereses”. Al mismo tiempo lamentaron el hecho de que el exdirectivo de Hyundai en Colombia llevara a cabo estas maniobras,

A Mattos, ingeniero industrial del Lowell University de Massachusets, también se le criticó fuertemente por haber sido beneficiado dentro de la administración del fallecido alcalde de Cartagena, Campo Elías Terán. Las acusaciones van sobre la disposición de espacios públicos con miras a la explotación comercial.

Mattos, en entrevista fechada para el 23 de septiembre de 2012 con El Universal de Cartagena, aceptó el haber apoyado económicamente la campaña de Terán y dijo que una de esas exhibiciones comerciales se dio bajo acuerdo con la Presidencia.

Cómo le fue a Hyundai

Desde el divorcio Mattos-Hyundai, la representación de la marca pasó a manos de Neocorp, compañía perteneciente al ecuatoriano Grupo Eljuri.

“Además de una mala imagen internacional por la violación a la estabilidad jurídica para las empresas, las marcas deben enfrentar la pésima fama que les queda”, puntualizó Giovanni Reyes, profesor experto en empresas de las Universidad del Rosario.

No es entonces gratuito que entre 2015 y 2016 el registro de nuevas matrículas de Hyundai cayera 66,1 %. Pasó de 17.617 unidades a 5.977. Perdió participación de mercado: de 6,2 % a 2,4 %.

En 2017 la firma asiática logró recuperarse en un 43 % (registró 8.956 unidades), y recuperó participación de mercado, subió hasta 3,6 % (ver Paréntesis).

Sobre la importancia de Hyundai en el mercado colombiano, Eduardo Visbal, vicepresidente de Fenalco dijo que “se trata de una marca de calidad, que atrae el interés del consumidor colombiano. Las firmas asiáticas son cada vez más llamativas”.

Ahora se espera que Mattos se presente ante la Fiscalía y responda por las acusaciones. La firma Gómez de Liaño & Márquez asumió su defensa en el exterior.

85.000

usuarios de la firma se vieron afectados por la pelea Mattos Hyundai en 2015.

El empresario Carlos Mattos, envuelto en un escándalo por manipulación del sistema judicial, sustentó su modelo económico en la apertura que el país vivió durante la década de 1990.

Contexto de la Noticia

De acuerdo con cifras de la Asociación Colombiana de Vehículos Automotores (Andemos), Hyundai, entre abril de 2017 y abril de este año, cayó un 37,4 % en el registro de nuevos vehículos, al pasar de 768 a 481. En el acumulado de los cuatro primeros meses del año, la cifra también se reduce. Entre enero y abril del año anterior, el número se ubicaba en 2.174, durante el mismo periodo de 2018 la cifra llegó a ser de 1.534. Lo que además representa una caída de 29.4 %. Según datos de la agremiación, la compañía surcoreana tiene aproximadamente el 2 % del mercado total en Colombia, debajo de Suzuki.

· Antes de que se presentara la división con la matriz de la firma surcoreana Hyundai, Carlos Mattos fue uno de los más fervientes defensores de la aprobación del Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Corea del Sur. Acuerdo que vio la luz a mediados del 2016. En su momento el comerciante hizo votos por la aprobación del acuerdo, pues suponía mayores facilidades para el ingreso de los vehículos de la marca. Para ese entonces fue considerado un gran elemento tras bambalinas en su firma. Dicho tratado, desgravó la entrada de ciertos productos del sector automotor al mercado colombiano.


Powered by