Economía | Publicado el

Restauranteros no podrán descontar vajillas de las propinas


Foto: Colprensa

Se ha preguntado, ¿qué pasa con la propina que usted le deja al mesero por el buen servicio del restaurante al terminar una experiencia como comensal?

Pues bien, hasta ahora, la única regulación al respecto recaía sobre la voluntariedad del aporte —y estaba siendo vigilada por la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), a través de la Circular Externa Única de la entidad—.

Esta situación cambiará pues ya salió el texto conciliatorio del Congreso de la República que busca garantizar que el aporte que las personas hagan como reconocimiento a los trabajadores de los restaurantes, o lugares donde sea factible, llegue en su totalidad a ellos. Solo falta que esta norma reciba el aval presidencial, tras tres años de estar en los planes del legislativo.

Aplica para todos los “establecimientos de comercio dedicados a la prestación de servicio de consumo de alimentos, bebidas y/o espectáculos públicos, y en cualquier otro en que se sugiera pago de propina o haya lugar a ella cuando el cliente así lo determine”, se señala en el documento.

También se reitera en la voluntariedad de este aporte (que no puede ser más del 10 % cuando es sugerida por la empresa), establece que deberá ser pagado en el plazo máximo de un mes a los trabajadores y se prohibe a los propietarios y/o administradores “destinar alguna parte de ellas (las propinas) a gastos que por su naturaleza le corresponden al establecimiento, tales como reposición de elementos de trabajo, pago de turnos, reposiciones de inversión o cualquier otra que no corresponda al pago del trabajador”. Es decir el 100 % deberá ser entregada a los trabajadores (ver Paréntesis).

Justamente sobre este asunto recae una de las inconformidades de restaurantes, pues se asegura que esta situación se ha dado no como un elemento abusivo, sino producto de acuerdos entre el empleador y los trabajadores.

“Las vajillas están entre lo que más le duele a los restaurantes (...) un solo plato de alta calidad puede estar costando, al menos, 30 mil pesos”, dijo Rafael Mendoza, presidente de la Junta Directiva de la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica (Acodrés).

Este pacto se da porque los trabajadores son en últimas los que manejan el inventario, la cristalería y la vajilla, aclaró Carlos Andrés López, gerente Grupo Umami (con marcas como Sinko y Piketeadoro).

“Dependemos del empleado, él recibe la propina, pero ahora la carga administrativa y sancionatoria está sobre la empresa”, recalcó; aunque desde la perspectiva de López la reglamentación es positiva “para que queden las reglas claras, porque hoy hay mucha especulación”, faltan algunos aspectos qué ajustar.

La abogada especialista en derecho empresarial, y exdirectora de Acodrés, Claudia Barreto, explicó que en la mayoría de los casos las propinas llegan por cuenta de los pagos por tarjeta de crédito y débito, por lo que esta medida implica un gasto de operación y funcionamiento (recolección, liquidación y distribución) que asume la empresa, por lo que se está solicitando que se descuente este nuevo costo de la propina de los trabajadores.

Algunas compañías sacaban este costo de lo que se descontaba de la remuneración voluntaria, tras el común acuerdo, era usualmente menor (1 %), según Juan Carlos Jaramillo, director de la agremiación Tour Gastronómico de Medellín, que tiene información de 500 restaurantes.

Por ahora el texto conciliatorio no recoge esta solicitud.

¿Un problema laboral?

Los problemas entre los empleados y el patrono deberán resolverse como en cualquier otra actividad ante la autoridad competente.

Eso sí, para tranquilidad de los dueños de establecimientos en la norma se aclara que la propina no es parte constitutiva de la remuneración y por lo tanto no es un “factor salarial de conformidad al artículo 131 del Código Sustantivo del Trabajo”.

El representante a la Cámara, Efraín Torres, aseguró que en caso de que la propina tenga una apropiación distinta al empleado, la conducta estará sujeta a sanciones por 1.562 millones de pesos, o 2.000 salarios mínimos mensuales legales vigentes, que podrá aplicar la SIC.

“El que no cumpla con las normas vigentes y sea reiterativo en las faltas podría verse afectado hasta con el cierre del establecimiento”, dijo Torres.

De hecho, en manos de esta autoridad está la investigación de conductas, fijar criterios (si hubiere lugar a ellos) para facilitar el cumplimiento, y “vigilar lo relacionado con la información suministrada al consumidor sobre la voluntariedad de las propinas y su efectiva destinación por parte de los establecimientos”.

Finalmente, aspectos como las complicaciones financieras que pueden surgir y ante “tanto trámite, lo que puede suceder es que (...) los negocios opten por no sugerir la propina y por lo tanto no recibirla y esto afectará a los trabajadores”, concluyó Barreto .

(Lea aquí Así funciona la cultura de las propinas en 20 países del mundo)

10%

es el cobro máximo de propina que pueden sugerir los establecimientos.

Ley de Propinas 2018

Contexto de la Noticia

El documento entiende a las propinas como “un acto de liberalidad del cliente que quiere de esta manera gratificar el servicio recibido” y por lo tanto debe beneficiar única y exclusivamente a las personas involucradas en la atención y que “en el evento de que no se llegue a un acuerdo por parte de los miembros de la cadena de servicios del establecimiento, las propinas serán distribuidas de manera equitativa entre cada uno de ellos”. Sobre este tema, Juan Carlos Jaramillo, director de Tour Gastronómico, aseguró que ya es una práctica extendida el reparto equitativo, debido a que el mesero no es la única persona clave, también lo es el cajero y los miembros de cocina, entre otros.


Powered by