Negocios | Publicado el

Caficultores paisas denuncia contrabando del grano


Entre enero y marzo de este año, las importaciones de café sumaron US$35,5 millones, observando un aumento de 15 % frente a los mismos meses de 2017, según el Dane. FOTO Carlos Velásquez

El Comité de Cafeteros de Antioquia alertó sobre la llegada de café presuntamente de contrabando a regiones cafeteras del departamento como el Suroeste, cuyo uso final se desconoce.

Pese al señalamiento, el gremio dijo desconocer los volúmenes del grano que podrían estar entrando de manera irregular. “Por tratarse de una actividad ilegal, no existe ningún tipo de registro”, se indicó mediante un comunicado.

Igualmente, se solicitó a las autoridades nacionales encargadas de la vigilancia y el control de las fronteras, para que “maximicen sus operativos encaminados a bloquear el ingreso irregular de café”, y también se invitó a la comunidad para que denuncien ante las autoridades la llegada a los municipios de café que resulte sospechoso.

Las averiguaciones

EL COLOMBIANO consultó con la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa) si existe alguna investigación en curso por esta denuncia o si se han producido decomisos de café en lo corrido del año.

Voceros de la institución expresaron que no conocían el caso, anunciaron que contactarían al Comité para conocer detalles del problema y programaron una reunión para el próximo viernes.

No obstante, productores del Suroeste, que pidieron no ser identificados, explicaron que hay versiones según las cuales en varias ocasiones se han visto tractomulas que llegan con café, cuya procedencia no se conoce, a municipios como Concordia, Betulia, Andes y Ciudad Bolívar.

“Nadie sabe si eso es legal o ilegal, pero lo que nos inquieta es que esté ingresando café por el departamento de Nariño, procedente de Ecuador o Perú, producido con ciertos químicos y se esté mezclando con el grano colombiano”, dijeron las fuentes.

La preocupación coincide con la del gremio cafetero, que reconoce que la importación legal de café al país, como materia prima de cafés solubles, no representa riesgos económicos ni fitosanitarios y además genera impuestos.

El café de contrabando sí puede impactar por la posible llegada de plagas y atentar contra el prestigio y la calidad del Café de Colombia, lo que afectaría aún más el precio interno, pues si se mezcla con el producto local, podría aumentar artificialmente los volúmenes de producción (ver Para saber más).

Frente a esta duda, los productores que hablaron con este diario manifestaron que resulta llamativo que mientras en los cafetales fue evidente la menor producción durante la traviesa (parte de la cosecha que se recolecta entre febrero y marzo), las cifras de la Federación Nacional de Cafeteros, entre enero y abril, solo reporten una reducción del 4 %.

Miembros del Comité de Cafeteros de Risaralda comentaron que el contrabando de café no es novedoso, y desestimaron que esa actividad ilegal repercuta negativamente en los ingresos de los productores colombianos, pues los factores clave en la fijación del precio del café colombiano son la bolsa de Nueva York y la tasa de cambio del dólar.

Mencionaron que con la cotización del café en los mercados extranjeros (1,20 dólares por libra) y la Tasa Representativa del Mercado del dólar (2.851,42 pesos) resultaría más costoso ingresar el producto de contrabando que lo que se ganaría reexportándolo.

Consultados sobre el tema, la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian) y la Federación Nacional de Cafeteros, no dieron respuesta.

Contexto de la Noticia

En abril, el Comité Nacional de Cafeteros (órgano de concertación de la política cafetera) aprobó las importaciones del grano para ser usado en la producción de café liofilizado de Buencafé (compañía del Fondo Nacional del Café). Al dar a conocer el anuncio, se indicó que dicha importación “representará máximo el 2 % de las compras totales de materia prima de la empresa y no reemplazará en absoluto las compras a caficultores colombianos”. Igualmente, se explicó que estas operaciones se financiarían con excedentes de la operación de Buencafé o con créditos otorgados por la banca nacional e internacional.

“La medida también busca mantener la competitividad de Buencafé, propiedad de los caficultores colombianos, frente a otros competidores que tienen múltiples fuentes de suministro del grano”, se agregó.


Powered by