negocios | Publicado el

Innovación cafetera va del cultivo y de ahí a la taza y a la industria


Ante la escasez de mano de obra para recolectar el café, se están probando métodos mecánicos que pueden duplicar el volumen frente a lo que obtiene un trabajador. FOTO Cortesía Fedecafé

El 61 % de las exportaciones de café que este año ha hecho el Fondo Nacional del Café, corresponde a cafés con valor agregado, cifra mayor al 52 % reportado en 2016. Así las cosas, de los 1,8 millones de sacos despachados a los mercados extranjeros 1,09 millones fueron cafés especiales e industrializados.

El beneficio de ese esfuerzo es que ese tipo de grano es mejor pagado por los compradores y genera mayores ingresos para los productores. Pero, obtener esos recursos demanda una tarea de innovación que inicia incluso antes sembrar los cafetos.

En ese aspecto, Álvaro Gaitán, director del Centro Nacional de Investigaciones de Café (Cenicafé), anunció que en 2018 se entregarán a los caficultores nuevas variedades de la planta resistentes a la roya, con lo que se busca blindar a los cafetales de esta enfermedad.

Por su parte, el gerente Técnico de la Federación Nacional de Cafeteros, Hernando Duque, presentó los resultados de algunos métodos que podrían representar una alternativa viable para optimizar la producción cafetera y mantener o elevar la calidad que caracteriza al grano colombiano.

Entre las innovaciones se cuenta la instalación de lonas sobre las cuales se dejan caer los granos de café maduros, que son arrojados allí luego de sacudir los árboles manual o mecánicamente. Este proceso logra volúmenes superiores a los de un recolector tradicional y evita que los frutos que quedan en el suelo generen plagas.

Desde la fábrica Buencafé su directora, Constanza Mejía, reveló que se está trabajando con varias empresas de alimentos del país para impulsar la venta del café o su extracto como insumo para esa industria (ver Radiografía).

Pese a que el comercial de cierta de marca de champú anuncia contener cafeína, este desarrollo no hace parte de la estrategia innovadora de Buencafé, pues según Mejía por ahora los esfuerzos se centrarán en cautivar al sector de alimentos.

*Por invitación de Fedecafé.

La importancia económica de la caficultura exige que los esfuerzos sean por mantener el liderazgo acumulado durante más de 90 años. La innovación no es ajena y resulta clave en esa tarea.

Contexto de la Noticia

Además del aprovechamiento del grano como ingrediente para una bebida fría o caliente, los subproductos y residuos del café están siendo aprovechados para usos tan variados como servir de combustible para mover buses en Londres, según reportaron agencias de noticias internacionales recientemente, o para elaborar telas que se usan en la confección de camisetas deportivas como anunciaron las tiendas Juan Valdez hace tres años.


Powered by