deportes | Publicado el

El combate más esperado por la “Tormenta” Eléider


FOTO Cortesía Campeonato Mundial.

En Puerto Girón, un pequeño corregimiento de Apartadó, asiento de afrodescendientes, colonia de chocoanos, nació hace 34 años Eléider Álvarez Baytar, hijo de Aida y Jorge y hermano de Vilma y Deysi, quienes luego se desplazarían a Turbo en busca de nuevos horizontes.

Allí, en ese caserío en el que la gente se dedica a la pesca, la producción del banano y la caza, y en medio del calor característico del Urabá antioqueño y del sonido de tamboras y acordeones, vivió el joven Eléider una niñez alejada del estudio y el deporte, dos cosas que nunca soportó su madre, quien, algún día, lo impulsó a practicar el boxeo, gracias a la amistad que tenía con un entrenador, vecino de su casa, llamado Oswaldo Ricard.

Y aunque no le gustaba este deporte, “Tormenta”, nombre artístico del grandote Eléider, de 1,84 metros de estatura, se forjó peleador de gimnasio, representó a Turbo y luego a Apartadó -de donde es su compañera y su hija-, Antioquia y Colombia y esperó, así como Job, personaje bíblico que encarna la paciencia-, la oportunidad de combatir por un título mundial.

Ese día le llegó. Hoy, en el salón Etess Arena, ubicado en el nuevo Hard Rock Hotel & Casino de Atlantic City, 9:00 p.m., cuando enfrente al monarca de los semipesados, Sergey Kovalev, en un pleito a 12 rounds. “Estamos muy ansiosos”, cuenta su hermana Vilma. “Acompañamos a Eléider, lo apoyamos en la distancia y creemos que merece ser campeón, ha luchado muy duro”.

Álvarez, en efecto, debió irse del país para ser alguien en el mundo de los guantes. Se radicó en la fría Montreal, Canadá, donde cambió costumbres, pensamientos y se hizo pugilista profesional.

Allí, Eléider debutó y dejó atrás muchas cosas, entre ellas la pasión por el acordeón y por integrar un grupo vallenato. También las medallas que ganó cuando fue boxeador aficionado y que lo condujo a representar a Colombia en un Campeonato Mundial.

“Todo está dicho, trabajé con pasión para cumplir con esta ambición de pelear por una corona mundial. Sé que enfrento a un rival complicado y que pega, pero confío en mis condiciones”, contó el púgil antioqueño ayer durante el pesaje del pleito.

Por lo pronto, Álvarez, quien se preparó a conciencia, tiene en mente ofrecer el combate de su vida a ese ser especial que lo condujo a ser boxeador: su madre.

174.2

libras marcó Eléider ayer en el pesaje previo de la pelea. Kovalev dio 174. Límite: 175.

El combate más esperado por la “Tormenta” Eléider

Powered by