antioquia | Publicado el

¿Cuáles son las preocupaciones ciudadanas en Medellín?

ElColombiano
Las angustias ciudadanas marcarán la agenda de la contienda electoral de 2019. FOTO: RÓBINSON SÁENZ
ElColombiano.com

Con algunas modificaciones en la escala de angustias de los habitantes, las prioridades en la capital antioqueña han sido recurrentes en la última década. Como cada año, los medellinenses les hicieron un examen a los indicadores de calidad de vida, recogidos en la Encuesta de Percepción Ciudadana Medellín Cómo Vamos 2018, divulgada ayer.

Los ciudadanos consideran que este año los tres temas más importantes a los que debería prestarle atención la alcaldía son los tiempos de atención médica (malestar aumentó 7% con respecto a 2017), las oportunidades laborales (alcanzó el 53 % de inconformidad) y la oferta de educación (demanda subió 12 % frente a 2017).

La salud ascendió al primer lugar de los dolores de cabeza ciudadanos, desplazando al empleo. Según Piedad Patricia Restrepo, directora de Medellín Cómo Vamos, pese a que las políticas en este campo son trazadas desde el Gobierno Nacional, las entidades públicas y privadas locales deben mejorar la prestación y aumentar los recursos para el régimen subsidiado.

Pero el examen ciudadano avaló unas dimensiones de calidad de vida y rajó otras, que detallamos a continuación.

Empleo, ligado a educación

En el centro de las prioridades de los medellinenses continúan las condiciones económicas presentes y futuras de la ciudad. El 48 % de quienes afirmaron que su situación económica empeoró, lo hicieron principalmente porque uno o más miembros de la familia perdieron su empleo.

En efecto, entre agosto y octubre de este año, el desempleo en Medellín y su área metropolitana se ubicó en 11,2 %, 0,7 % más que en igual periodo del año pasado, pero levemente más bajo que durante el trimestre julio-septiembre de 2018, cuando alcanzó el 11,3 %, según el informe del Dane.

“La ciudad hace esfuerzos para disminuir el desempleo pero hay que ser más creativos e innovadores”, dijo la directora Restrepo.

El empleo, según Medellín Cómo Vamos, está ligado a la educación porque las personas que menos oportunidades tienen en el mercado laboral, son las que desertaron de los procesos formativos en la educación media y superior.

“Se tienen que seguir redoblando esfuerzos para mantener a niños y jóvenes en escuelas y universidades”, añadió Restrepo.

Con respecto a los servicios escolares, la satisfacción de los ciudadanos con la educación recibida por niños y jóvenes, entre 5 y 17 años, fue de 71 %, inferior en 8 puntos porcentuales a la de 2017.

“La educación es el motor para derrotar la desigualdad y la violencia. Cada vez el porcentaje de las personas que piensan en esa línea es mayor, lo que demuestra que ya no solo es un tema de la agenda de los gobiernos”, respondió el alcalde Federico Gutiérrez.

Sobre el desempleo, el mandatario señaló que obedece a dinámicas nacionales y a factores macroeconómicos, pero destacó los procesos adelantados en emprendimiento y formalización municipal.

Percepción de inseguridad

Medellín tuvo las tasas de homicidio por cada 100.000 habitantes más altas de la última década en 2009 (94,3), 2010 (86,3) y 2011 (69,7).

Justo durante esos tres años, la seguridad fue la principal preocupación de los ciudadanos. Este ítem fue saliendo progresivamente del listado, tanto, que en 2018 se situó como el quinto tema que desvela a los medellinenses con el 25 %, 8 % menos que en 2017.

La directora Restrepo, sin embargo, contó que los índices de victimización se mantuvieron en el 15 %, igual cifra que en 2016 y 2017.

Asimismo, bajó en 6 % la cifra de ciudadanos que dice sentirse seguro en la ciudad (se sitúa en 41 %) y creció en 5 % el grupo poblacional que aseguró sentirse inseguro (un 25 % de la población).

El 66 % manifestó estar seguro en su barrio y el 57 % de los ciudadanos dijo no permanecer tranquilo cuando camina solo por la noche en la ciudad o el área donde vive.

“Este indicador está influenciado, especialmente, por lo que ocurrió en la zona suroriental (El Poblado) y en los estratos cinco y seis en los que se incrementó la victimización y disminuyó la percepción de seguridad, tanto en sus barrios como en la ciudad”, precisó Restrepo.

El alcalde Gutiérrez destacó los logros de la política criminal, pero reconoció que “aún sigue faltando mucho”.

Mayor tiempo en los tacos

El 44% de los ciudadanos consideró que sus viajes habituales en 2018 tomaron más tiempo que en 2017, nueve puntos más frente a lo obtenido el año pasado. El grupo que sintió mayores demoras en sus desplazamientos fue el de los usuarios de transporte privado (55 %). El 21 % opinó que sus trayectos disminuyeron en tiempo, 4 % menos que en 2017, al pasar del 24 al 21 %.

Otra pregunta en el ítem de movilidad fue sobre la posibilidad de cambiar el medio de transporte utilizado con mayor recurrencia. El 27 % dijo que se subiría a los modos privados (14 % carro y 13 % moto), mientras que el 20 % de las personas dijo que no se cambiaría, entre ellos, el 28 % de los usuarios del metro.

El modo de transporte con mayor porcentaje de satisfechos fue la moto, con 88 %. Le siguen el taxi (86 %), el metroplús (82 %), la bicicleta (81 %) y el masivo (80%).

Tomás Elejalde, gerente del Metro, ponderó la calificación pero dijo que el reto de la empresa es mantener la calidad del servicio para conservar la actual afluencia (1,03 millones de personas en un día típico laboral) y poder recibir usuarios adicionales que migren de otros modos.

En relación con 2017, la satisfacción con buses y busetas fue la único que aumentó en Medellín y lo hizo en 10 puntos porcentuales.

Para la directora Restrepo, este incremento debe promover la aceleración de los procesos para modernizar la flota de automotores.

Elejalde, por la misma línea, afirmó que además de tecnologías limpias, en 2019 continuará la implementación de un único modelo de recaudo para el masivo (sistema metro) y el colectivo (buses y busetas), a través de la integración con la tarjeta Cívica.

Optimismo y orgullo, al alza

Según la encuesta, 81 % de los ciudadanos dijo estar satisfecho viviendo en Medellín.

En un escalafón de 0 a 10, siendo 10 el puntaje para la mejor vida posible, el promedio ciudadano se ubicó en 6,9.

Por zonas, la más alta valoración de la calidad de vida individual se dio en el suroriente (comuna 14-El Poblado) con 7,6 y, la más baja, se situó en la centroriental (comunas 8-Villa Hermosa y 9-Buenos Aires) con 6,5. Asimismo, 78 % de los ciudadanos afirmó sentirse orgulloso de vivir en Medellín.

Las mujeres (76 %) se sintieron menos orgullosas que los hombres (81%).

Ante la pregunta: se puede ser optimista sobre la situación futura de la economía en Medellín, el 50 % de los ciudadanos afirmó que sí, mientras el 18 % dijo que no. Luces y sombras de la evaluación ciudadana.

* Consulte la ficha técnica de la Encuesta de Percepción Ciudadana en la página 16.

Los aspectos que los medellinenses ubicaron como prioritarios para su calidad de vida en la ciudad en 2018 fueron salud (74 %), educación (51 %) y empleo (51 %), según Medellín Cómo Vamos.

Image

Contexto de la Noticia

El aspecto ambiental que tiene insatisfechos a una mayor proporción de ciudadanos en Medellín es la contaminación del aire: solo 13 % de las personas afirmó estar satisfecha en 2018. El segundo aspecto de menor satisfacción en medio ambiente son las condiciones de ruido, con solo 16 % de aprobación. En dicha escala mejoró la satisfacción con los árboles y con la calidad del agua de ríos y quebradas. La primera se ubicó en 51 % y la segunda en 31 % de aceptación, 11 y 15 puntos porcentuales más en relación con 2017. Un aspecto curioso: 55 % de los encuestados afirmó que, entre las acciones para cuidar el medioambiente, disminuyó el uso de bolsas plásticas en supermercados.


Powered by