Internacional | Publicado el 4 de September de 2018

Mordaza a la prensa en Birmania

Esposados aparecen los dos periodistas de Reuters condenados ayer en Birmania: Wa Lone y Kyaw Soe Oo. FOTO efe

Germán Jiménez Morales

La tranquilidad de conciencia con la que el periodista Wa Lone asumió su condena a 7 años de prisión, por presuntamente violar la Ley de Secretos Oficiales de Birmania, contrasta con la indignación internacional que produjo esa decisión judicial que también afectó a su compañero en Reuters Kyaw Soe Oo: “No tengo miedo. No he hecho nada mal. Creo en la justicia, la democracia y la libertad”.

Ambos periodistas, de 32 y 28 años de edad, respectivamente, investigaban la masacre de la minoría musulmana de los rohinyás, por parte del ejército de Birmania.

La base del conflicto está en que Birmania es de mayoría budista y los rohinyás son una minoría musulmana, que no es reconocida por las autoridades, no tienen libertad, no pueden trabajar, no reciben servicios de salud y están confinados en el estado de Rakhine. La situación se agravó desde el 25 de agosto de 2017, cuando un grupo insurgente de rohinyás atacó puestos policiales y militares, dejando más de un centenar de muertos. A partir de ahí el ejército inició una campaña de asesinatos extrajudiciales, violencia sexual e incendios, que han convertido en apátridas a más de 900.000 musulmanes rohinyás.

Cuando los periodistas investigaban una de esas operaciones de “limpieza étnica” y “genocidio” en el pueblo de Inn Dimm, fueron detenidos y suman 9 meses tras las rejas.

Lo curioso del caso es que días antes de que Wa Lone y Kywa Soe Oo fueran privados de la libertad, el propio ejército reconoció que soldados y habitantes que se declararon budistas de ese pueblo mataron a sangre fría a presos rohinyás el 2 de septiembre de 2017. Por esa masacre, 7 militares fueron condenados a 10 años de prisión.

Stephen J. Adler, editor Jefe de Reuters, manifestó a través de un comunicado de prensa que “hoy es un día triste para Myanmar, para los periodistas de Reuters Wa Lone y Kyaw Soe Oo, y para los medios en otras partes del mundo”.

Según Adler, Reuters no se quedará de brazos cruzados, mientras sus reporteros sufren la que calificaron como injusticia. Por lo tanto, la agencia anunció que “evaluaremos cómo proceder en los próximos días, incluso con la posibilidad de buscar ayuda en un foro internacional” .

Como un atentado contra la libertad de prensa y un retroceso en la transición democrática del país fue calificada la pena de 7 años de prisión para dos periodistas birmanos.

Contexto de la Noticia

nikki Haley
Embajadora de E.U. ante la ONU
“Es claro que el ejército birmano ha cometido atrocidades. En un país libre, una prensa responsable debe mantener a la gente informada y hacer que los líderes rindan cuentas. La condena de dos periodistas por hacer su trabajo es otra terrible mancha en el gobierno birmano”.
Chrystia Freeland
Ministra de Exteriores de Canadá
“Canadá está profundamente decepcionado por la decisión del tribunal birmano. Esto mina los esfuerzos del pueblo birmano para lograr la democracia y es un duro golpe al Estado de Derecho”. Para el gobierno de Justin Trudeau, “esto es una parodia de justicia”.
Christophe Deloire
Sec. Gral Reporteros sin Fronteras
“Dado que el sistema judicial ha seguido instrucciones, pedimos a las autoridades, empezando por Aung San Suu Kyi, que pongan en libertad a estos periodistas, cuyo único delito ha sido hacer su trabajo. El veredicto pone en cuestión la transición a la democracia en el país”,
michel bachelet
Jefa de la ONU para los DDHH.
“Myanmar debe liberar inmediata e incondicionalmente a los dos periodistas de la agencia de información Reuters, Wa Lone y Kyaw Soe Oo, que hoy fueron condenados a siete años de prisión por la violación de una “mal definida” Ley de Secretos Oficiales”.
pedro vacca villareal
Director Ejecutivo de la FLIP
“Es muy grave este tipo de casos, donde la sanción de cárcel es una consecuencia para los periodistas que hablan de asuntos de interés público. A nivel internacional está rechazado que el derecho criminal sea usado como una sanción para la labor periodística”.

Otras Noticias