colombia | Publicado el

Briceño, cerca de quedar sin cultivos de coca


Imagen tomada el 07/08/17 en la vereda Palmichal. FOTOS: Cortesía y Donaldo Zuluaga.

El proyecto piloto de sustitución de cultivos de uso ilícito en Briceño, Antioquia, comenzó a mostrar resultados con la destrucción manual de aproximadamente 320 hectáreas de mata de coca que según Naciones Unidas, se encontraban a lo largo y ancho de 11 veredas que ingresaron en ese programa desde el 10 de julio de 2016.

En las últimas semanas, tras recibir el primer subsidio de 2.000.000 de pesos entregado por el Gobierno como parte del programa de sustitución, campesinos sembradores de coca durante años en las veredas Buenavista, Palmichal, Altos de Chirí, Orejón, Pueblo Nuevo, La Calera, La América, El Pescado, El Roblal, Gurimán y La Mina, cumplen varios días erradicando la mata que les representaba un sustento económico.

Luis Fernando Pineda, coordinador del Programa Integral de Sustitución para Antioquia, explica que este plan también se aplicará en las 25 veredas restantes de Briceño, donde puede haber entre 400 y 500 hectáreas de coca. Se busca que a finales de 2017 el municipio esté libre de cultivos de uso ilícito.

“Hay que aclarar: estamos hablando de pequeños productores, quienes tienen menos de 3.8 hectáreas de coca. Con ellos se está haciendo este proceso. El resto de cultivos que sobrepasan esas dimensiones son los que están en el programa de erradicación forzosa de la Fuerza Pública”, dice.

Desde las veredas

A dos horas en chiva desde Briceño está la vereda Gurimán. Allí uno de los líderes de esa comunidad, Mario Rodríguez, espera que para el próximo sábado los cultivos de mata de coca dejen de existir.

“Ya llevamos un 95% de cultivos erradicados, esta semana vamos a terminar con eso. Quedamos en manos del Gobierno para que nos cumpla y podamos continuar nuestras vidas con proyectos productivos”.

Cuando se pasa Gurimán se llega a la vereda Palmichal. Allí la erradicación también avanza sin contratiempo, y su gente ya está pensando en lo que viene, en un futuro sin dinero producto de la pasta de coca.

“Estamos esperando la asistencia técnica del Gobierno. Queremos un análisis de suelo para saber qué es lo que más nos conviene, aunque muchos podríamos empezar con cacao y café”, agrega John Arley García, presidente de la Junta de Acción Comunal de Palmichal.

Estos dos líderes aseguran que los cultivadores ya recibieron los dos millones de pesos de subsidio; sin embargo, advierten que a los denominados raspachines no se les ha consignado aún, por lo que son muchas personas que están sin un sustento en este momento.

Sobre este punto específico, Luis Fernando Pineda explica que se hizo una evaluación para certificar que esas personas sí viven en el territorio, y esta semana iniciaran algunas asambleas para resolver dudas y seguir adelante con el tema.

Otro de los reclamos de los líderes tiene que ver con la vía a sus veredas. Son dos horas de camino en chiva y no se encuentra en buen estado.

Sustitución avanza

El plan del Gobierno en este sentido no solo avanza en el municipio de Briceño, también en otras 14 zonas del país donde ya se llegó a un arreglo con las comunidades cocaleras para sacar de circulación 50 mil hectáreas de coca. El Alto Consejero para el posconflicto, Rafael Pardo, afirma que 12 mil familias en todo el país han arrancado ocho mil hectáreas de coca. La meta, según el presidente Juan Manuel Santos, es vincular a 100 mil familias al programa de sustitución de cultivos.

“En Briceño está en un 75%; La Uribe (Meta), en 95%; Caño Indio (Norte de Santander), 25% y en Cumaribo (Vichada) se cumplió el 100%”, dice Pardo.

El plan de sustitución de cultivos del Gobierno avanza en 14 zonas del país. Se han arrancado 8.000 hectáreas de coca. En Briceño se espera que para finales de diciembre no existan esos cultivos.

Contexto de la Noticia

En en Acuerdo firmado entre el Gobierno y las Farc estaba contemplado el plan piloto de sustitución de cultivos de uso ilícito como parte del punto 4 (Solución al Problema de Drogas Ilícitas). El municipio escogido para este proyecto fue Briceño, en el norte de Antioquia. Allí se concertó con campesinos de 11 veredas sustituir los cultivos de uso ilícito por proyectos productivos. Por erradicar la hoja de coca, las comunidades recibirán a cambio inversión social representada en obras, capacitaciones, acompañamiento, entre otras ventajas.


Powered by