Agro | Publicado el 25 de August de 2018

Mejoras en calidad, pese a la crisis del café

La libra de café en la Bolsa de Nueva York se ubicó ayer en 1 dólar, según cifras de la Federación Nacional de Cafeteros. Foto El Colombiano

Andrea Ballesteros Altuve

En medio de una nueva crisis del sector cafetero debido a la caída del precio internacional del producto en la bolsa de New York, unas 11.600 familias caficulturas de Antioquia, Valle del Cauca, Cauca, Nariño y Caldas se han visto beneficiadas con el programa “Manos al Agua”, administrado por la Federación Nacional de Cafeteros entre 2013 y 2018. Esa cifra representa apenas el 2,15 % del total de grupos familiares cafeteros que hay en el país: 540 mil.

Cuidar y bajar el consumo del recurso hídrico para el beneficio del café ha sido uno de los pilares fundamentales del proyecto que ya llegó a sus cinco años y en el que se han invertido 25 millones de euros (86.400 millones de pesos, según Euro Currency en la tasa de ayer). Así lo indicó Rodrigo Calderón, director de Manos al Agua.

“En el programa se impartieron clases de buenas prácticas agrícolas para aumentar la productividad de los cafeteros, quienes pasaron de producir 90 cargas de café pergamino seco (cada carga tiene un peso de 125 kilos) por hectárea año a 130 cargas”, precisó Calderón.

Carlina Posada, caficultora desde hace 38 años, quien tiene su finca en el municipio de Andes (suroeste antioqueño), es una de las favorecidas del programa. “Aprendimos cómo beneficiar el café para aumentar su calidad con el mejor manejo del agua. Eso nos dio la oportunidad de vender a precios más elevados. Por ejemplo, las cargas pasaron de costar 750 mil pesos a 900 mil pesos el año pasado”, comentó.

Según la Federación Nacional de Cafeteros, el uso del agua se redujo en el proceso productivo en 61 %.

“Al comienzo del proyecto, en el 2013, el consumo de agua por Kg de café pergamino seco era superior a 20 litros. Después de la implementación logramos llevarlo a un promedio de 5 litros por kilogramo de café pergamino seco”, detalló Calderón.

En ese sentido, el profesor experto en agricultura de la Universidad del Rosario Ricardo Arguello explicó que el agua es utilizada para fermentar el café y aumentar así la calidad del grano. “Pero una posible escasez de agua no tiene un gran impacto sobre el proceso”, añadió.

Nueva coyuntura

La caída del precio internacional del café en Nueva York, niveles no vistos desde julio de 1987 preocupa al sector.

Ayer la cotización se ubicó en 1,04 dólares, un precio mejor al que tuvo al inicio de la semana (0,97 dólares), mientras que el precio interno alcanzó los 695 mil pesos por carga de 125 kilos, nivel que no se observaba desde 2016.

Los cafeteros hicieron un llamado para que el Gobierno ejecute un plan sobre el precio y la deuda cafetera. El Ministerio de Agricultura contestó que en el próximo Comité Nacional de Cafeteros se analizará a profundidad la coyuntura.

A todo esto se suma la elección de la federación el próximo 8 y 9 de septiembre.

$695

mil fue el valor de carga al cierre de ayer, según Federacafé.

Otras Noticias