Publicado el

Por esas seis razones se deben proteger las zarigüeyas


Zarigüeya liberada en bosque del Magdalena Medio. No la mate, llame para que la lleven a hábitat adecuado. FOTO Archivo

Son marsupiales, no roedores, y llevan al menos 30 a 50 millones de años sobre la Tierra, pese a lo cual las estamos acabando, maltratando y mirando como a escoba vieja.

Las zarigüeyas merecen respeto. No son esos animales agresivos y diabólicos que se construyen en la mente de las personas hasta llegar a aborrecerlos y perseguirlos hasta el fin sin compasión.

En nuestro medio también les llaman chuchas, palabra que muchos usan despectivamente, contribuyendo a otorgarles mala imagen.

Esta semana EL COLOMBIANO denunció un caso de maltrato que causó la muerte de un individuo que penó dos días sin que nadie hiciera algo por ayudarlo.

Francisco Flórez, de la Fundación Zarigüeyas, dijo al periódico que en promedio se reciben cinco denuncias diarias de maltrato y muerte de estos inofensivos animales.

En el manual de Pautas para el Manejo de Zarigüeya en Estado de Indefensión, de la Alcaldía de Medellín y aquella Fundación, se exponen razones sobre por qué son importantes y, además, como seres sintientes, merecedoras de respeto y buen trato. Aquí algunas:

Prestan buenos servicios

1. Son mamíferos marsupiales, emparentados con koalas y canguros. Pertenecen al orden Didelphiomorphia, familia Didelphidae. No son roedores ni ratas mucho menos. De 19 géneros y 95 especies, 30 se han reportado en Colombia. De estas, 2 son endémicas que deberían recibir protección.

2. Han sido parte de la cultura y el conocimiento tradicional de pueblos indígenas.

3. Son afectadas por la pérdida de hábitat y la expansión vial, siendo el atropellamiento una de las causas más frecuentes de muerte, situación evidente en las vías que del Aburrá conducen al oriente.

4. Tienen una dieta generalista y un hábito oportunista, ayudan a balancear la red trófica porque se alimentan de flora y consumen insectos que afectan la salud humana, y vertebrados pequeños.

En su dieta aparecen ratones y ratas, que proliferan cuando no están ellas.

5. Contribuyen a la regeneración del bosque porque son dispersoras de semillas. Generan así impactos positivos para el medio ambiente y para las poblaciones humanas.

6. Están en la Tierra mucho antes que cualquier homínido y humano, habiendo sido exitosas decenas de millones de años... hasta que se encontró con el hombre y el uso que este da a los recursos naturales y a la misma naturaleza.

Por todo esto y más, merecen ser protegidas. Y si encuentra alguna en la vivienda, reportarla a la autoridad ambiental para que la conduzca a un sitio adecuado.

Contexto de la Noticia

Las zarigüeyas tienen en los bosques su hábitat por excelencia. Viven en tierras altas o bajas, asociadas a los cuerpos de agua.

El deterioro de estos ecosistemas las ha arrojado a áreas intervenidas como cultivos y bosques de la periferia urbana, acercándose también a las viviendas de las personas, donde las matan por las falsas creencias sobre ellas.

Con frecuencia lo hacen con sus crías, que portan en el marsupio, en donde se van desarrollando.


Powered by