Medio Ambiente | Publicado el

Decapitó una serpiente, pero lo mordió la cabeza


Una serpiente cascabel, como la que fue decapitada. Foto United States Fish and Wildlife Service

Que lo muerda una serpiente, puede pasar, pero que lo muerda una cabeza cortada de una víbora, es tener muy mala suerte.

Un habitante de Corpus Christi, en Texas, Estados Unidos, encontró una serpiente cascabel de 1,2 metros en su jardín mientras lo organizaba junto a su esposa, de acuerdo con un canal de televisión afiliado a la ABC.

Tras encontrarla, con una pala le cortó la cabeza. Luego, se dispuso a recoger los restos para botarlos y la cabeza lo mordió.

Un artículo en Live Science explicó que se debe a la fisiología de las serpientes, que son de sangre fría y no requieren tanta energía.

Si un mamífero es decapitado muere enseguida, pero en el caso de las serpientes no requieren mucho oxígeno para mantener activo el cerebro y pueden vivir minutos u horas.

David Penning, profesor de biología en Missouri Southern State University, explicó que tal vez la serpiente solo sintió el dolor del corte pero no sabía que le había sido cortado el cuerpo y trató de defenderse.

La persona mordida recibió una gran cantidad de veneno y le tuvieron que aplicar 26 dosis de antiveneno, mucho más de lo que un paciente promedio recibe.

Pese al temor que generan, las cascabeles son importantes en los ecosistemas al alimentarse de roedores, más de 2.500 según un estudio de la Universidad de Maryland.

Así que lo mejor es, si se ve, llamar expertos que la retiren y alejarse de ella.


Powered by