Medio Ambiente | Publicado el

Los osos polares están flacos debido a la pérdida de hielo marino


Los osos polares dependen del hielo marino para cazar focas. FOTO: Anthony Pagano, USGS

La situación en la que están los osos polares es peor de lo que se pensaba. Estos mamíferos que viven en el Ártico necesitan muchas más calorías que las calculadas anteriormente y con el mar derritiéndose debajo de sus pies tienen dificultades para obtener lo suficiente para comer.

Si los osos polares no pueden satisfacer sus demandas de energía, sus poblaciones ya en declive, podrían reducirse en más del 30 % en los próximos 40 años, según le dijo a la revista Nature, Andrew Derocher, un ecologista de la Universidad de Alberta en Edmonton, Canadá.

En estudios anteriores los investigadores habían estimado la cantidad de energía que los osos polares necesitaban para sobrevivir, pero esta vez la nueva investigación se destaca porque mide las calorías reales que necesitan estos animales y explica cómo la pérdida de hielo marino puede hacer que estos adelgacen de manera exhorbitante.

Según el estudio publicado en Science el 1 de febrero, en promedio los osos necesitan casi 12.325 kilocalorías por día, es decir 1,6 veces más energía de lo que se pensaba. Para cumplir con esto una osa hembra debería comer una foca adulta o 19 recién nacidas, cada 10 a 12 días.

Sin embargo casi la mitad de los osos no pescaron lo necesario y se vieron obligados a ayunar. Para medir las necesidades energéticas de los osos polares salvajes el equipo de investigadores equipó a nueve hembras con collares de video con GPS y rastreador de actividad.

Así encontraron que estos animales perdieron el 10 % de su masa corporal durante aproximadamente 10 días. “Eso es dramático. Es como si una persona que pesa 80 kilogramos perdiera 8 kilogramos en poco más de una semana”, dijo a Nature el fisiólogo John Whitman de la Universidad de Nuevo México.

Por ahora este estudio muestra una foto instantánea de lo que está sucediendo con los osos polares, sin embargo los científicos planean rastrearlos todo el año para determinar si cambian sus necesidades energéticas y de qué manera.


Powered by