Publicado el

Así nos impacta el aire sucio


Las fuentes móviles producen la mayor parte del material particulado de 2,5 micras, el más nocivo para la salud. FOTO donaldo zuluaga

La contaminación del aire produce una de cada seis muertes en el planeta reveló hace 10 días un extenso estudio en The Lancet, aunque no existe una causa de mortalidad que se llame así.

¿Cómo es eso? Así como en el caso de la desnutrición, en la que nadie muere por tal situación sino por problemas derivados de la falta de alimentación, igual sucede con el aire contaminado.

Las personas fallecen por enfermedades del corazón, derrames cerebrales, cáncer de pulmón y otras enfermedades respiratorias, derivadas de la exposición al aire sucio durante muchos años.

Las noticias no son agradables: aumenta, de acuerdo con diferentes investigaciones, el número de enfermedades asociadas a la contaminación del aire.

Para unas, las evidencias son contundentes, en otros casos, falta consolidarlas.

La realidad es, sin embargo, que la polución sí enferma y mata más de lo que se cree.

Es diciente la conclusión de una investigación publicada en el New England Journal of Medicine en junio, una evaluación de 2000 a 2012 con datos de 60 millones de estadounidenses: cuando la contaminación sube, así se mantenga por debajo de los niveles establecidos, aumenta la mortalidad.

El estudio midió solo dos contaminantes: ozono superficial y material particulado de tamaño 2,5 micras.

Tan dañina es la contaminación que pese a la disminución del aire sucio en diferentes ciudades de ese país, la gente no ha dejado de morir debido al aire que respira.

Es tan clara la afectación de ese material 2,5 que un estudio en ACS Nano en abril mostró el resultado de un experimento. A 14 voluntarios sanos se les puso a montar en bicicleta y a menudo inhalaban nanopartículas de oro. A los tres meses, aún persistían en sus cuerpos.

En esa dirección, un estudio publicado en el NEJM, con datos de 7 años y de 20 ciudades, mostró que la mortalidad era más alta al día siguiente en que se presentaban los niveles más altos de pm 2,5.

¿Engorda?

En 2010, una investigación de epidemiólogos de la Universidad del Sur de California con 3.000 niños residentes junto a avenidas de alto tráfico reportó que eran más obesos.

En 2014 se encontró una relación más directa entre la polución del aire y el Índice de Masa Corporal y el año pasado, científicos de Harvard publicaron en el journal Obesity que era más común el sobrepeso entre adultos residentes hasta a 60 metros de vías congestionadas. En animales se ha observado la misma tendencia.

Diabetes

Para muchas personas, la diabetes viene con el sobrepeso. Pero más allá estudios con ratones sugieren una relación con el aire sucio. Aquellos expuestos a él 6 horas diarias durante 128 días mostraban cambios metabólicos tipo resistencia a la insulina.

En julio pasado en Diabetes se presentó el caso con 314 niños en Los Ángeles, seguidos durante tres años. Quienes vivían en vecindarios más contaminados experimentaban una reducción en la sensibilidad a la insulina.

La tendencia se observó también en mujeres en otro estudio en relación con ozono superficial (formado por la reacción entre los óxidos de nitrógeno y los hidrocarburos), estudio publicado en Environment International.

Cerebro

Hay otro órgano que está sufriendo por la mala calidad del aire: el cerebro. Acelera su envejecimiento según parece.

Una investigación de la Universidad de Boston publicada en Archives of Internal Medicine encontró una pérdida cognitiva más rápida de lo normal en personas asociadas a altos niveles del pm 2,5.

Investigadores suecos revelaron el año pasado que personas más expuestas al aire contaminado eran más dadas a ser diagnosticadas con alzheimer y otras demencias.

Hoy más de una docena de estudios han profundizado en esa relación y tal parece que las evidencias son claras, pero falta estudiar más.

En ratones se ha visto que la exposición a este tipo de contaminación envejece el cerebro y con eso se afecta la memoria también.

El párkinson también está más presente en adultos con mayor exposición al aire contaminado, de acuerdo con un estudio danés publicado el año pasado en Enviromental Health Perspectives.

Una relación que apenas comienza a estudiarse como otras tantas, dado que en el mundo urbanizado la mala calidad del aire es cada vez más fuerte.

Prematuros

Un estudio en Environment International de este año reveló que 2,7 millones de nacimientos en el planeta en 2010 fueron prematuros debido al material particulado 2,5.

Hace tres semanas, una investigación en Environmental Pollution halló una relación con un peor desarrollo cognitivo en niños en Barcelona, en particular en la memoria de trabajo (almacenamiento de información a corto plazo).

Los estudios siguen porque el problema aumenta a la par del número de carros por habitante. Más y más personas afectadas por una de las huellas de la vida actual en las ciudades: aire que enferma y... mata.

10

años de vida pueden perder personas por el aire contaminado según estudio en Ecological Indicator

Contexto de la Noticia

· El hollín del aire que ingresa al cuerpo aumenta el riesgo de infecciones del tracto respiratorio y disminuye la acción de los antibióticos sugiere un estudio en Environmental Microbiology. El hollín es producido por la combustión de combustibles fósiles.

· Ante la contaminación que genera el diesel, varios países europeos buscan hoy no solo limitarlo más sino dejar de usarlo en la próxima década.

· Una investigación de New York University vincula la exposición de la madre al aire contaminado en los primeros meses de gestación a bajo peso del bebé al nacer y futuros problemas de salud.

· El estudio hecho con 41.000 personas de cinco países, seguidas entre 5 y 9 años, quienes sufrieron una larga exposición a un aire de mala calidad, reveló que su presión arterial era más alta. Fue publicado en el European Heart Journal a finales de 2016.


Powered by