Medio Ambiente | Publicado el

Cosechan lechugas en... la Antártida


Los rábanos cultkivos en la Antártida. Foto DLR

Cultivar lechugas, pepinos y rábanos no es nada inusual, salvo que esta vez la huerta fue uno d ellos parajes más inhóspitos del planeta: la Antártida.

Y eso fue lo que hicieron científicos alemanes en un invernadero en esa región. Los sembraron, cosecharon y... se los comieron.

“Sabían como si los hubiera cogido frescos del jardín”, expresó en una declaración Bernhard Gropp, director de la estación alemana en el llamado continente blanco.

El invernadero del tamaño de un contenedor fue instalado en febrero a unos 400 metros de la estación, en la capa de hielo Ekström. Este cultivo-laboratorio les provee a los científicos alemanes de verduras durante largas estadías en la zona.

Pero la intención no es solo esa. Ese contenedor, denominado Eden ISS, busca los mejores métodos para los cultivos de los astronautas.

Las plantas que se siembren en el espacio podrían ayudar a mantener las tripulaciones de la Estación Espacial Internacional o en otros lugares lejanos como la Luna y Marte, donde no habría servicio a domicilio para adquirir alimentos.

La estación en la Antártida tiene condiciones hostiles, como en el espacio: no hay suelo natural ni luz solar, y funciona en un sistema totalmente cerrado, con el riego, la luz y los niveles de CO2 controlados con exactitud.

Algunos de los sistemas se manejan a miles de kilómetros, desde Alemania, pero en la estación, el científico Paul Zabel pasa 3 a 4 horas diarias cuidando las plantas. Ha cosechado 8 libras de lechuga, 70 rábanos y 18 pepinos en la primera cosecha.

También han sembrado varias hierbas, como cilantro, perejil, albahaca y cebolla.

Ahora están esperando una buena cosecha de fresas, la planta más sensible entre las que se cultivan allí.

Se espera que el invernadero opere en pleno en mayo, produciendo 11 libras de verduras y vegetales cada semana.


Powered by