entretenimiento | Publicado el

En la casa de Prince se encontraron opiáceos a nombre de su amigo


Un año después de su muerte aún se encuentran misterios en la muerte del músico estadounidense Prince. FOTO: Reuters.
  • entretenimiento
  • estados unidos
  • música

Los investigadores encargados de la muerte de Prince encontraron varios fármacos en la residencia del músico a las afueras de Mineápolis (Estados Unidos), pero ninguno de ellos estaba recetado a su nombre, según documentos judiciales hechos públicos hoy en un tribunal.

En esos documentos, divulgados en una declaración jurada de los investigadores del caso en una corte del condado de Carver (Minesota), también se detalla que el célebre artista, fallecido el año pasado a los 57 años, recibía los fármacos (principalmente oxicodona) a través de una red de amigos y conocidos, entre los que figuraba Kirk Johnson, encargado de la seguridad de su equipo.

El médico que firmó las recetas, Michael Todd Schulenberg, dijo que lo hizo para “salvaguardar la privacidad de Prince”.

Algunas de las pastillas encontradas en el hogar del músico, en concreto en su habitación y en su vestidor, no se encontraban en envases bajo receta sino dentro de recipientes de vitaminas.

Poco antes de su muerte, el artista, a través de su equipo, contactó con Howard Kornfeld, un experto en tratamiento de adicciones de opiáceos. Así lo explicó el abogado William Mauzy, que representa al doctor Howard Kornfeld y a su hijo Andrew Kornfeld.

Miembros del equipo de Prince solicitaron a Howard Kornfeld que ayudara al artista de manera urgente con sus problemas de consumo de calmantes, pero, dado que Kornfeld vive en California y no podía atender a Prince de inmediato, fue su hijo Andrew, que trabaja también con el médico, quien viajó a Minesota en primer lugar.

Según Mauzy, Andrew Kornfeld estuvo presente en el domicilio de Prince el día de su fallecimiento, el 21 de abril de 2016.

En los documentos desvelados hoy se indica que los investigadores también recogieron de la casa una mochila perteneciente a Andrew Kornfeld que contenía varios fármacos bajo receta (buprenorfina) para los que el médico no disponía de licencia para distribuir.

Kornfeld, al testificar, admitió que los llevó “de motu proprio” pero negó que tuviera intención de usarlos.

Una sobredosis accidental del opiáceo fentanilo fue la culpable del fallecimiento del célebre artista, según los resultados finales de la autopsia que se practicó en junio del año pasado.

La conclusión de los forenses confirmó las numerosas informaciones que, desde la muerte de Prince, apuntaban a los opiáceos y calmantes como la causa del deceso del inolvidable autor de “Purple Rain”.

El informe médico determinó que Prince se suministró a sí mismo fentanilo y que murió de manera “accidental”, por lo que los médicos descartaron que se tratara de un suicidio.

Según la descripción que ofrece en su sitio web el Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas (NIDA, por sus siglas en inglés), el fentanilo es un opiáceo sintético “similar” a la morfina, “pero más potente”.

Este analgésico es entre 80 y 100 veces más potente que la morfina y entre 25 y 40 veces más fuerte que la heroína, de acuerdo con el informe de 2015 sobre narcóticos de la Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA).

Prince tenía 57 años cuando fue hallado solo e inconsciente en un elevador de su casa en Paisley Park el 21 de abril del 2016.


Powered by