Acuerdos de Gobierno y Farc | Publicado el

Más de 2.000 milicianos se están acreditando en las zonas veredales


FOTO COLPRENSA

Con el 60 % de las armas de las Farc en manos de la Misión de las Organización de Naciones Unidas, ONU, avanza el proceso de dejación de armas.

Hoy, según la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, “avanza la acreditación de tránsito a la legalidad de 2274 milicianos en las zonas veredales”, que harían parte de los 2800 milicianos que se tienen proyectados y que se están movilizando a las zonas y puntos veredales.

El pasado 9 de junio, el general Javier Pérez Aquino, miembro del Mecanismo de Monitoreo y Verficación, informó que se estaban organizando los desplazamientos de estas personas.

“Como Mecanismo estamos en proceso de planeamiento de los movimientos de aproximadamente 2800 milicianos de las Farc a las zonas veredales, aunque a menor escala, es un planeamiento y monitoreo parecido al que realizamos en enero y febrero durante los 36 movimientos de las Farc a las zonas y puntos veredales”, dijo.

Esta acción es una de las que hace parte de la recta final del proceso de desarme, como lo indicó este martes el jefe de la Misión de la ONU en Colombia, Jean Arnault.

“Somos testigos hoy de la etapa final del proceso: la dejación de armas individuales con 30 % de las armas individuales ya almacenadas en los contenedores de la Misión, la llegada a las zonas y puntos veredales de 2800 milicianos que realizarán su tránsito a la vida legal y la extracción de caletas”, dijo.

Según los compromisos del pasado 29 de mayo, lo que sigue ahora es la dejación del 40 % restante de las armas que sería el próximo martes 20 de junio. Y mientras se cumple esa fecha, se discuten detalles de cómo será el proceso de destrucción de armas.

“En ese tema algunas cosas por resolver, hay un acuerdo de inutilización de las armas, pero creo que vamos a conversar un poco más sobre el tema de la destrucción”, dijo Arnault.

Así mismo, se debe acordar la construcción de los tres monumentos en los que se convertirán las armas recogidas antes del primero de agosto.

Tras concluido el paso de los milicianos y la dejación, se concentrarían todos los esfuerzos en la búsqueda y destrucción de las caletas, -sobre el que ya se ha venido trabajando-, proceso que tiene un plazo de realizarse hasta el mes de septiembre.


Powered by