Internacional | Publicado el 9 de julio de 2018

Lula, una novela de política que se escribe en torno a su libertad

Lula, más allá del embrollo jurídico en el que se encuentra su caso, confía en que llegará como candidato a las elecciones del 7 de octubre, en las que tiene pavimentado su triunfo. FOTO reuters

Richard Aguirre Fernández

La primera escena de la novela, escrita este domingo, la inició el juez federal de turno Rogerio Favreto, quien ordenó la libertad de Luiz Inácio Lula da Silva, el político brasileño que pese a estar tras las rejas de la Policía Federal en Curitiba, desde el 7 de abril pasado, continúa figurando como el hombre con mayor favorabilidad de cara a las elecciones del 7 de octubre.

Sin embargo, jurídicamente, Lula sigue siendo inelegible (ver ayuda), porque la justicia brasilera ordena que los condenados en segunda instancia no podrán aspirar.

No obstante, hubo júbilo en el Partido de los Trabajadores (PT) –que respalda a Lula– y entre sus seguidores, quienes vieron como una victoria esta decisión, que se tomó amparada en un Habeas Corpus interpuesto por tres diputados del ala de Lula.

El júbilo, por ahora, se opacó, aunque encendió los deseos de tomarse las calles, como en abril pasado cuando se ordenó la orden de captura.

Sin competencia

João Gebran Neto, instructor del caso de corrupción Lava Jato y quien condenó a Lula por hechos de corrupción y blanqueo de dineros, en relación con la participación de la multinacional brasilera Odebrecht, tumbó la orden de excarcelación, tras solo un par de horas de conocida.

“El juez no tiene las competencias para tomar la decisión” fue la razón expuesta. Lula, por ahora, seguirá detenido y el proceso continuará bajo un limbo jurídico, asegura Rodrigo Pedroso, docente brasilero de política internacional de la Universidad Eafit.

Así queda el mapa

Sin Lula en la contienda, hay tres nombres que figuran en las encuestas. Pedroso explica que, en su orden, están Jair Bolsonaro, con el 19 %, enfocado en su discurso en atender la inseguridad y la violencia que permea al país desde 2016; Marina Silva, ambientalista que fue ministra del gobierno Lula, con 17 % de favorabilidad, y en último lugar aparece Ciro Gomes, con el 13 %, considerado por Pedroso como “un político viejo”, sin escándalos de corrupción.

“Aunque queden ellos tres, ninguno es fuerte, sobre todo porque pese a que faltan tres meses para la elección, el escenario sigue estando tibio”, explica Pedroso, haciendo énfasis en que gran parte de la ciudadanía se ha vuelto apática a los procesos políticos, por los hechos que han manchado a sus representantes.

Otro tema que jugará en la elección será la lucha contra la corrupción que, a juicio del analista Iván Godoy, se convirtió en pan de cada día en la política de ese país.

Contexto de la Noticia

El abogado brasilero experto en temas electorales Alberto Rollo, consultado por EL COLOMBIANO, explica que Lula sigue siendo inelegible y que la única alternativa que le queda es solicitar la figura de “eliminación de inelegibilidad”, pero ni el Consejo Federal de Justicia ni el Tribunal Federal Supremo la han aceptado y se pronunciarían el próximo mes. Es decir, solo hasta el 1 de agosto se conocería una decisión, lo que lo dejaría, en caso de salir favorable para él, con poco más de dos meses para hacer su campaña, aunque si es habilitado es el favorito.

Otras Noticias