cultura | Publicado el

“Los lectores valoran más el trabajo del librero”: Marco Sosa


El librero de La valija de fuego estuvo en Medellín. Fue uno de los invitados a charlar en la UVA la imaginación. FOTO Carlos velásquez

Llegó a la Medellín proveniente de Bogotá, con un morral pequeño y una bolsa de tela. Estuvo caminando por el centro antes de participar en su charla de la Parada Juvenil de la Lectura en la UVA de la Imaginación en Villa Hermosa. Tiene tres aretes, un piercing y sus brazos llenos de tatuajes. A simple vista pocos pensarían que se trata de un librero. Marco Sosa lleva ocho años al frente de La valija de fuego, una librería, como dice él, “con un aire propio, una impronta y una personalidad definida”.

El lugar, ubicado en Chapinero, Bogotá, en la carrera séptima con la 46, ha roto todos los estereotipos. No es un lugar silencioso, ni minimalista, ni tranquilo. Por el contrario, hay música, punk o rock preferiblemente, cientos de afiches y un ambiente distinto, “yo lo llamo un nodo cultural. No nos interesa tener un nicho, somos volubles, la literatura es una puerta abierta al infinito, es un campo abierto”, dice.

El nombre de su librería nació en honor a Aldo Pellegrini, uno de los precursores del surrealismo en América Latina, “así se llama uno de sus poemas y su antología poética”. Y en esa valija cabe de todo, podría pensarse que es muy segmentada pero Sosa aclara que allí llegan niños con sus madres, estudiantes, profesores o personas mayores, todos buscando algo que les llame la atención, “el oficio de librero implica una buena curaduría y yo elijo libros de ciencia ficción, literatura asiática, primeras ediciones, anarquismo o cuestiones de género, apoyamos artistas locales con serigrafías, calcomanías y más. Tenemos un contacto muy fuerte con artistas de Bogotá que llevan sus artículos para vender, hay de todo y eso le da su encanto”.

La Parada Juvenil

En el evento del fin de semana habló como editor. Su librería dio paso hace cinco años a una editorial que tiene el mismo nombre y que tuvo un aire de capricho al comienzo, luego ya encontró el enfoque. “Somos dos personas en la editorial y nos definimos como saboteadores culturales, pensamos que el canon de la cultura impuesta debe ser transgredido y debe haber apuestas y horizontes hacia otros temas, editamos desde libros infantiles hasta libros de política”.

El consejo en Villa Hermosa fue claro, “hacerle entender a la gente que una edición de bajo presupuesto no tiene que ser mediocre. Es posible hacer un proyecto editorial que no sea tan costoso y que sea de buena calidad”.

A Sosa le gusta la apuesta cultural de Medellín y espera venir como editor en septiembre, “le abono a la Fiesta del Libro que hace eventos todo el año como esta parada. Veo a la gente de Medellín interesada en nuevos contenidos, aquí hay buenos lectores y el nivel de lectura es muy interesante”.

Contexto de la Noticia

· Mala hierba, de Carlos Alberto Bravo es uno de los libros que la editorial La valija de fuego está terminando de pulir. Habla del punk en Medellín, específicamente en el sector de Castilla. “Rompe el estereotipo juvenil del punk y lo sitúa como algo más estético, más de corporalidades, de espacialidad en el barrio”, dijo Sosa.

· La otra apuesta de la editorial también es con un escritor paisa, se trata de tres ensayos de Víctor Raúl Jaramillo, filósofo y fundador del grupo de rock Reencarnación. “Esperamos tener listas estas dos obras para septiembre”, concluyó.


Powered by