Publicado el

“No se trata de mis senos, sino de vidas arruinadas”: Lorena Beltrán


Lorena Beltrán asegura que fue muy difícil para ella hacer esta fotografía porque representa la difícil decisión de hacer público su caso. Nadie quiere decir que tiene parte de su cuerpo deformada. FOTO Cortesía Mauricio Alvarado

Hoy, cuando se habla de Lorena Beltrán, inmediatamente viene a la mente esta foto en la que ella pone delante de sus senos un cartel con la etiqueta #CirugíaSeguraYA (nombre de la campaña con la que busca frenar prácticas quirúrgicas que ponen en riesgo la vida de los pacientes).

Según Lorena, ese es el retrato de un sufrimiento que llevan muchas personas pero que pocas se atreven a denunciar. “No solo es un daño físico, es emocional”, afirma.

Con esta foto, la periodista denunció que había sido víctima de un procedimiento quirúrgico para reducir el tamaño de su busto, por parte del cirujano Francisco Sales Puccini, con terribles consecuencias:

“Mis pezones empezaron a tornarse de un color negro y al tocarme la piel se empezaba a caer del seno. Tenía una cavidad que dejaba ver el interior y cuando me hacía las curaciones, el dedo se me alcanzaba a hundir en la herida. La cicatriz no sanó bien, se empezó a engrosar y se puso de un color muy rojo. Perdí la sensibilidad en un área de mis senos...”, es lo que ha relatado Lorena una y otra vez en distintos medios de comunicación.

Aunque fue difícil hacer público su caso y hoy se enfrenta jurídicamente con el señor Sales Puccini, esta mujer cree que ha valido la pena porque revivió un debate en Colombia: el de la reglamentación de la cirugía plástica y estética.

Desde su cuenta de Twitter @LoreBeltran, habló con EL COLOMBIANO acerca de esta dura experiencia:

Otras personas han pasado por un mal procedimiento, ¿cómo decidió ser abanderada de la campaña #CirugíaSeguraYA?

“Al darme cuenta que no todas las víctimas querían denunciar, por miedo, por vergüenza. No es fácil decir públicamente que tienes los senos lesionados, o que te inyectaron biopolímeros. No es fácil llevar cicatrices en el cuerpo y en el alma. Esas marcas, las que no se ven, son las que frenan muchas denuncias. Yo decidí hacerlo, porque no quiero una víctima más”.

¿Se ha sentido juzgada en algún momento después de hacer su denuncia?

“Sí. Me han revictimizado, diciendo que es mi culpa, que ‘eso me pasó por vanidosa’. Reduje mis senos, porque me incomodaban. También se ha dicho que tengo “oscuras intenciones” o que lidero una campaña de desprestigio. Aún así no me callaré. Seguiré escuchando las denuncias y pidiéndole al Congreso una ley para tener #CirugiaSeguraYA”.

¿Cómo se encuentra hoy su salud?

“Mi salud mental se ha visto afectada. He sufrido de depresión, ansiedad, ataques de pánico. No solo por lo que me ocurrió. sino porque me formularon un medicamento que afectó mi cicatrización y mi estado de ánimo. Me tienen que volver a operar”.

¿Qué ha pasado con su carrera profesional?

“Creo que ser periodista me impulsó a denunciar. Me hizo replantear muchas cosas sobre mi oficio. Por ejemplo: la situación de denunciar y ser revictimizada. Siento que alertar era mi deber como ciudadana y periodista, porque casos como el mío no tienen nada que ver con quirófanos de garaje o cirugías económicas”.

¿Cómo una persona informada como usted pudo llegar a encontrarse en esta situación?

“Quien me operó contaba con el cartón para operar, pero no con la idoneidad. Las denuncias que se han hecho muestran cómo el Ministerio de Educación convalidó cursos como especializaciones médicas. Podrán ser legales, pero no son equivalentes”.

Si su cirugía era para mejorar su calidad de vida, ¿por qué la EPS no se la realizó?

“Porque cuando mi médico me sugirió que me hiciera una mamoplastia de reducción (después de intentar con fisioterapia para calmar los dolores), me advirtieron que por tutela sería un largo camino, así que decidí ahorrar y operarme tiempo después, cuando ya trabajaba. Yo no tenía EPS, era beneficiaria del Sisbén”.

¿Qué respuesta ha recibido por parte de las autoridades implicadas en la protección a los pacientes?

“El Ministerio de Salud y Protección Social anunció que ciudadanos, EPS e IPS serán advertidos sobre cirujanos que obtuvieron título de manera fraudulenta, una vez las autoridades competentes tomen las decisiones sobre los casos donde se compruebe irregularidades. También se buscará que el Tribunal de Ética Médica abra las investigaciones. Pero aún no se ha pronunciado el Tribunal”.

¿Ha encontrado el suficiente apoyo (o eco) para lograr una #CirugíaSeguraYA en Colombia?

“Los medios le han dado importancia al tema. Porque más allá de hablar de mis senos, busco hablar de una problemática que ni siquiera es de género: hombres y mujeres han sido víctimas de estos procedimientos, Congresistas como Angélica Lozano, Claudia López y Margarita Restrepo también han manifestado interés. Espero sumar más apoyo y sobre todo voluntad política del Congreso, para que se apruebe la ley que nos de #CirugíaSeguraYA”.

Si en este momento una persona está pasando por una situación similar a la suya, ¿qué le recomienda hacer?

“Que si ya fue víctima: denuncie. Si quiere operarse: verifique si es apto para el procedimiento y los antecedentes del médico.

No es un pecado querer operarse ¿por qué los brackets no son mal vistos y una rinoplastia sí? Ambas son modificaciones corporales. Lo importante es pedirle al Estado más control, al Congreso legislación y a los pacientes prevención”.

Nos dijo que aún deben hacerle una cirugía más para corregir el daño, ¿cuándo volverá a entrar a un quirófano?

“Sí, deben corregir las cicatrices y extraer las prótesis que pusieron. Son chinas y tienen vida útil de 3 años. Llevo 2 con ellas. Necesitamos una ley que endurezca sanciones, que nos de garantías al momento de someternos a una intervención. Una cirugía plástica no solo es para el tamaño de los glúteos o la cintura, también hay reconstructiva, por ejemplo”.

¿Esperará hasta que pase eso para operarse?

“Sí. Porque no se trata de mis senos solamente, sino de muchas vidas arruinadas que no tienen voz para denunciar. Me costó mucho exponer mi caso, pero sirvió para que muchas otras contaran su tragedia”.

Contexto de la Noticia

En octubre de 2014 nació un proyecto de ley que tiene como objetivo reglamentar el ejercicio de la cirugía plástica, estética y reconstructiva en el país. Ha sido presentado a discusión tres veces porque, por falta de apoyo, siempre ha quedado engavetado.

El pasado 25 de mayo, el proyecto presentado por el senador Jorge Iván Ospina pasó en plenaria del Senado. Ahora le resta medio camino: la aprobación en la plenaria de la Cámara de Representantes. Faltando veinte días para que termine el periodo de legislatura, ¿qué le espera a este proyecto de ley?

Si tuvo una complicación con una cirugía o se entera de alguna anomalía en la prestación del servicio, acuda a la Defensoría del Pueblo:

Línea gratuita nacional: 01 8000 914 814

Correo electrónico: atencionciudadano@defensoria.gov.co


Powered by