colombia | Publicado el 26 de agosto de 2018

La anticorrupción se instaló en la agenda pública

FOTO COLPRENSA

Óscar Andrés Sánchez Á.

Que todos estos días el plato fuerte en los partidos políticos, los espacios de opinión y comunicación, la redes sociales y el diálogo en muchas familias y grupos de amigos haya girado en torno a pensar y discutir sobre los mecanismos para ponerle freno a los corruptos, ya es en sí una ganancia desde lo político y lo social.

Los promotores de la Consulta Anticorrupción, que en esencia son los partidos de oposición al nuevo Gobierno, por todos los medios posibles difundieron las bondades de votar Sí hoy a las 7 preguntas, con la promesa de que se le enviaría una orden al Congreso para que legisle al respecto, en vista de que en el pasado varias de esas propuestas se hundieron en el intento.

Pero de otro lado, las mayorías del Centro Democrático y algunos sectores académicos, especialmente en las facultades de Derecho, más que impulsar el No, también argumentaron el por qué la Consulta es un saludo a la bandera, puesto que varias preguntas ya están regladas, otras no se pueden hacer por ese método o no tienen relación directa con la causa.

De otro lado, el Gobierno radicó un paquete legislativo que recoge cuatro de los puntos que tiene la Consulta, que de ganar, igual tendría que iniciar su curso, de cero, en el Congreso, pero con una presión ciudadana.

Algunos defensores de la Consulta, como el senador Gustavo Petro, de Colombia Humana, calificaron este hecho como un saboteo del presidente Iván Duque a la convocatoria popular, mientras otros más moderados, como la senadora Angélica Lozano, de la Alianza Verde, vieron con buenos ojos las iniciativas.

Aunque la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, insistió en que estos proyectos no dejan sin piso a la Consulta Anticorrupción, sino que son compatibles, fue una forma de no dejar la bandera anticorrupción a merced de la oposición y tener un salvavidas en caso de que no se alcance el umbral, que es el verdadero coco del mecanismo.

Ayer, desde San Jacinto (Bolívar), en medio del cuarto taller “Construyendo País”, el presidente Iván Duque manifestó que la corrupción no era un tema de derecha ni de izquierda y que por eso había que valorar todos los esfuerzos para combatirla. Ratificó que hoy votaría la Consulta, pero que también había presentado proyectos de ley importantes para combatirla.

La ganancia social

Hoy se podría configurar un hito en la participación ciudadana si se alcanzan o sobrepasan los 12’075.756 votos que requiere para que sea válida, sin maquinarias detrás, sin pago de líderes y transporte; o se ratificaría el abstencionismo que caracteriza al país, incluso en elecciones regionales, cuando la campaña se hace puerta a puerta y voto a voto.

Por eso, Angélica Bernal, directora del Departamento de Ciencia Política de la U. Jorge Tadeo, dijo que la convocatoria de hoy es, sobre todo, una revalidación de la participación ciudadana como un ejercicio democrático, sin importar el número de votos que saque. “Es un ejercicio de control político novedoso en tanto consulta sobre un tema muy relevante en la agenda política actual, que estaba por fuera del control ciudadano”.

El aporte fundamental del debate está en que comencemos a cuestionar prácticas que hemos naturalizado y normalizado, explicó Daniel Aguilar, doctor en Sociología de la U. de Kansas (EE.UU.) y docente de la U. Externado. Agregó que es clave que los ciudadanos digan “esto no es correcto” y se señale y se quiera cambiar.

“Podemos votar Sí o No en la consulta y todo lo que queramos, pero mientras sigamos legitimando las prácticas corruptas de la clase política y, más difícil aún, sigamos siendo una sociedad que piensa que ‘el vivo vive del bobo’, no va a haber un impacto real”.

Lo más importante, según Luis Fernando Álvarez, exmagistrado del Consejo de Estado y Decano de Derecho de la U. Pontificia Bolivariana, es que este hervor no sea flor de un día y que figure en la agenda nacional, no por los resultados de una consulta “mal concebida”, sino como parte de un propósito para formar una sociedad en cultura de legalidad.

“Los medios, los gremios, la dirigencia, la Iglesia, los colegios y la universidad deben propugnar por el idioma de la legalidad. “Debe ser un propósito de sociedad, no de ciertos actores políticos”.

Luis Trejos, docente de Ciencia Política de la U. del Norte, precisó que sea cual sea el resultado de hoy, hay mayor empoderamiento ciudadano en torno a las veedurías y control frente al gasto y la gestión pública y en eso han sido clave las redes sociales.

Dos miradas disonantes

Aunque la corrupción es mal vista por la ciudadanía en general, también es una causa política que se utilizó en la campaña presidencial y que todos los partidos quieren liderar. Por eso, la discusión tiene un trasfondo político, pese a que es una consulta popular.

Así como los resultados del plebiscito, en octubre de 2016, le abrieron la puerta a una candidatura presidencial viable de las fuerzas del No, los resultados de hoy, en palabras de Pedro Pemberthy, docente de Ciencia Política de la U. Nacional, son el primer medidor paras las elecciones regionales de 2019 y determinarán la capacidad de la oposición. Esto pese a que sus promotores digan que es solo una causa ciudadana.

La senadora Angélica Lozano, de la Alianza Verde, dijo que hoy está en juego una oportunidad única, porque el Congreso nunca se ha autorreformado ni ha fijado reglas que endurezcan las medidas en contra de la corrupción.

“Es la única vez que hay la posibilidad de obligar a la clase política y al Congreso a adoptar unos cambios que van a la médula de la corrupción, de los privilegios que tenemos en la clase política. Por eso es un mensaje poderoso a través de una acción contundente, pacífica y cívica, que llevamos 19 meses trabajando y que unió a los colombianos”.

En contraposición Rafael Nieto, exprecandidato presidencial del Centro Democrático, expresó que no veía gran entusiasmo ciudadano y que hay una confusión de factores porque son varias las elecciones que han pasado este año y eso desgasta a la gente.

“La controversia acerca de la pertinencia o no de la Consulta misma, el hecho de que no haya una polarización en torno a ella, contribuyen a que haya apatía. La posición de quienes no están de acuerdo con la Consulta no es porque se opongan al contenido mismo, sino porque parece innecesario, inocuo e impertinente”.

Parte de tranquilidad

Ayer, luego de la instalación de la Misión de Observación Electoral de la Consulta, el Registrador Nacional, Juan Carlos Galindo, dio un parte de normalidad para la jornada electoral, que entre cosas, no trae estímulos al elector, por tratarse de un mecanismo de participación ciudadana.

Toda la logística está en marcha y en todos los municipios del país reposan desde días atrás los tarjetones que empezarán a ser distribuidos en cada una de las 97.027 mesas en 11.233 puestos de votación del país, entre las 8:00 a.m. y las 4:00 p.m.

Fueron trasladadas 16 mesas de votación en los departamentos de Vichada, Meta, Guainía y Putumayo, debido al invierno. Según Galindo, se designó un 10% adicional de jurados remanentes para precaver circunstancias de ausencia o inasistencia. En total son 645.403 jurados y 39 observadores en todo el país.

Aunque no quiso comprometerse con una hora específica, el registrador precisó que los boletines con los primeros resultados se empezarán a divulgar desde las 4:30 p.m., pero que, en vista de que los jurados tienen que hacer siete escrutinios, con sus traslados a los formularios electorales, el consolidado se tendrá un par de horas después.

El registrador explicó que el umbral de participación incluye todas las tarjetas, independiente de cómo se marquen y que, según el artículo 41 de las 1757 de 2015, corresponde a la tercera parte del censo electoral; es decir, se requieren 12’140.342 votos, puesto que está en 36’.421.026.

Aunque al inicio los promotores explicaron que para que una pregunta sea válida debe sacar la mitad más uno de votos por el Sí, de ese umbral requerido, o sea 6’070.171 votos, ayer el registrador explicó que se requiere la mitad más uno de los votos válidos en cada pregunta. Según Lozano, no importaría el número de votos por cada pregunta.

La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Yolima Carrillo, sostuvo que pese a que los magistrados de esta institución solo estarán hasta el 31 de agosto, harán todo lo posible para entregar los resultados del escrutinio de manera rápida, como lo han hecho en las elecciones pasadas.

“Estamos haciendo todo para terminar el proceso. Tenemos hasta el 31 para terminar, pero por los antecedentes que tenemos creemos que podemos terminar a tiempo”, precisó Carrillo.

El país decidirá hoy cuál es el mejor camino para ponerle el antídoto a la corrupción.

7

preguntas trae la tarjeta electoral de la Consulta Anticorrupción.

Contexto de la Noticia

juan diego gómez
Senador, vocero del P. Conservador
“El presupuesto participativo tiene un riesgo: la falta de planeación y estrategia, porque no impactan las líneas estratégicas, sino que se terminan desviando a aspectos del día a día. Se requiere una auditoría exhaustiva de la Contraloría”.
juan espinal
Representante del C. Democrático
“La corrupción no se presenta por el monto de los salarios. Diversos estudios demuestran que no existe una relación determinante entre salario y el problema corrupción. Hay que apostarle a la cultura de la legalidad”.
iván marulanda
Senador de la Alianza Verde
“Los políticos deben darle garantías de confianza a la ciudadanía, y exponer la declaración de renta porque el que nada debe, nada teme, y si las ganancias obtenidas no son producto de ilegalidades no se tienen problemas”.

Otras Noticias