tecnología | Publicado el 9 de septiembre de 2018

Buscan detalles de la supernova de la cual surgieron los humanos

Ilustración que muestra el material alrededor de una supernova. Foto ESO

Por Ramiro Velásquez Gómez

Qué origino el hecho y su resultado, se conocen, pero no todas las piezas del rompecabezas.

Saber cómo surgieron los átomos que hacen parte de su cuerpo es uno de los asuntos que ahora pretenden dilucidar científicos.

Hace miles de millones de años una enorme estrella explotó y botó al espacio gases y materia. En ese instante, en el colapso de la supernova, se formó una nube de nuevos átomos forjados en el calor del estallido. Pasó el tiempo, la nube colapsó, se contrajo, se formó una estrella, el Sol, rodeado de pedazos de roca y gases que formaron los planetas. Luego apareció la vida en uno de ellos y después los humanos.

Son los rasgos generales, pero faltan partes. ¿Cuáles fueron las primeras partículas surgidas de esa explosión? ¿Cómo formaron los átomos y moléculas que conforman los humanos? ¿Cuánto tiempo pasó entre la muerte de esa estrella y el nacimiento del Sol?

En un artículo en Physical Review Letters, investigadores proponen un método para responder esas inquietudes.

Cuando la estrella explotó, una rara clase de versión de antimateria de un neutrino, el electrón-antineutrino- surgió y fue lanzado alrededor de la materia de la supernova. Las colisiones ayudaron a producir un isótopo del elemento tecnecio llamado 98Tc. Si los científicos logran saber cuánto de este se produjo y qué le sucedió, podrían describir esa explosión con más detalles. También podrían calcular con mayor precisión cuándo ocurrió esa supernova.

Pero el 98Tc decae muy rápido en un isótopo del rutenio, 98Ru y no hay mucho de este.

Los investigadores proponen que rastras de 98Tc podrían ser algo fáciles de detectar y medir en meteoros que caen a la Tierra, que han estado vírgenes desde su nacimiento en el Sistema Solar. Y calcularon que los electrones-antineutrinos de la supernova deberían haber producido suficiente 98Tc para que el producto de su decaimiento sea detectable en los meteoros.

Esas trazas se podrían determinar y conocer así los secretos de aquella tremenda explosión de la que se derivan el Sol, los planetas y... usted.

Otras Noticias