internacional | Publicado el

Gobierno venezolano comienza venta de su criptomoneda


El presidente de Venezuela Nicolás Maduro durante la conferencia de prensa que lanza la criptomoneda Petro. FOTO AFP

El gobierno de Venezuela inició este martes la preventa del Petro, criptomoneda lanzada por el presidente Nicolás Maduro ante los graves problemas de liquidez del país, en medio de escepticismo de expertos sobre sus posibilidades de éxito.

Al anunciar el lanzamiento del Petro, Maduro se mostró confiado en lograr “alianzas estratégicas” para el desarrollo de la criptomoneda. Tiene previsto ofrecer una rueda de prensa en horas de la noche.

“Damos inicio formal, de manera exitosa, a la implementación de nuestro criptoactivo, el Petro, y su proceso de preventa”, anunció en la madrugada el vicepresidente, Tareck El Aissami, desde el palacio presidencial de Miraflores.

Fue el punto de partida para una preventa privada de 38,4 millones de Petros, sobre una emisión de 100 millones que se extenderá hasta el 19 de marzo.

El 20 de marzo comenzará la oferta inicial pública de otros 44 millones y el resto, 17,6 millones, se los reservará el Estado.

La moneda virtual, respaldada en las reservas petroleras venezolanas, se lanza “respetando los mejores estándares de la comunidad de criptomonedas en el mundo, para generar confianza y seguridad en el mercado”, agregó el vicepresidente.

Sin embargo, analistas consultados por la AFP advierten que los desequilibrios de la economía venezolana, con alto gasto público y una hiperinflación proyectada en 13.000% por el FMI para 2018, erosionan las posibilidades de un impacto positivo.

Maduro espera que el Petro abra “nuevas vías de financiamiento” ante las sanciones de Washington, que prohíben a ciudadanos y empresas estadounidenses transar deuda emitida por Venezuela y su estatal petrolera PDVSA.

Tanto el país como la compañía fueron declaradas el año pasado en default parcial por pagos atrasados de intereses y capital de títulos de deuda.

El mandatario, que busca la reelección en elecciones anticipadas el 22 de abril, también busca ampliar sus opciones de pago para operaciones comerciales, según él afectadas por el “bloqueo” estadounidense.

“Teóricamente, con las criptomonedas te pudieras bypasear el sistema financiero estadounidense (...), pero todo depende de generar confianza”, dijo el economista Henkel García.

Y allí surgen las dudas. Criptomonedas como bitcoin o ethereum están descentralizadas. No son emitidas por bancos centrales, sino que se crean (”minan”) de manera virtual mediante el registro compartido de transacciones, una tecnología conocida como “blockchain”.

El Petro, al contrario, será emitido y regulado por un gobierno “que ha generado hiperinflación”, subraya Juan Paul Leidenz, especialista en criptomonedas de la firma Ecoanalítica.

Además, las reservas que respaldarán la emisión están concentradas en un campo aún por explotar. Se ignora cómo un inversionista podría reclamar sus derechos equivalentes en crudo.

“Incertidumbre”

La consultora Eurasia Group estima que el gobierno venezolano podría recaudar unos 2.000 millones de dólares en la oferta inicial, pero considera “improbable” que el Petro pueda consolidarse como “un medio creíble de intercambio”, más allá del “interés” a corto plazo.

El ‘White Paper’ (’Libro Blanco’) del Petro estableció en 60 dólares el “precio de venta de referencia” de la moneda virtual, equivalente a la cotización del barril de crudo venezolano a mediados de enero, aunque aclaraba que estaría “sujeto a cambio”.

Leidenz explicó que, en realidad, en la preventa el precio “será acordado privadamente entre gobierno e inversionistas y luego fluctuará de acuerdo al mercado cuando se haga el ICO (Inicial Coin Offering)”.

El Petro funcionará sobre un “blockchain” de una criptomoneda ya existente, NEM, pero el ‘White Paper’ señala que podrá migrar a uno propio en el futuro. La migración, sostiene Leidenz, genera “incertidumbre” al plantear “cambios en las reglas de juego”.

Según el ‘White Paper’, el gobierno promoverá el uso del Petro en “empresas públicas”, incluso contemplando la alternativa de pagar “compromisos y beneficios laborales” en criptomonedas, siempre que lo acepten los trabajadores.

Como estímulo para al sector privado, también ofrece “incentivos fiscales” a empresas que incorporen la moneda en “sus operaciones comerciales”.

Las dudas legales también acechan la iniciativa. El economista y diputado opositor José Guerra ha denunciado que el Petro es “inconstitucional”.

La Constitución venezolana establece que “los yacimientos mineros y de hidrocarburos (...) son bienes de dominio público y, por tanto, inalienables e imprescriptibles”, por lo que el petróleo o las reservas petroleras -según Guerra- “no pueden darse como garantías”.


Powered by