Internacional | Publicado el

Venezuela, Siria y libertad de prensa, los temas de la Cumbre


FOTO REUTERS

Tras finalizar la VIII Cumbre de las Américas, que reunió a 21 representantes de gobiernos, la región dejó claro que está dispuesta a luchar contra la corrupción que ha afectado a gran parte de los países de América Latina, así como a generar rutas que les permitan brindar garantías humanitarias y democráticas a los ciudadanos de Venezuela. También se mostró el rechazo del asesinato de los tres periodistas ecuatorianos en manos de un grupo disidente de las Farc y el uso de armas químicas para atacar a la población.

En relación a Venezuela, los dirigentes hicieron un llamado urgente al gobierno venezolano para que realice elecciones presidenciales con las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y democrático. También pidieron que no haya presos políticos y se incluya la participación de todos los actores políticos venezolanos. Así mismo, ratificaron que las elecciones que no cumplan con dichas condiciones carecerán de legitimidad y credibilidad.

“Expresamos nuestra determinación de seguir impulsando, especialmente en el ámbito de la OEA, acciones e iniciativas que contribuyan a la restauración de la institucionalidad democrática, el respeto de los derechos humanos, y la plena vigencia del estado de derecho”, dijeron los países asistentes en un comunicado conjunto luego de finalizar el evento.

En relación al tema de corrupción, los mandatarios fueron enfáticos en que existe en la región la urgente necesidad de realizar acciones concretas que aleje a los países de escándalos como el de Odebrecht y Lava Jato, y coincidieron en que se deben buscar mecanismos para que el manejo de los recursos sea cada vez más transparentes y de cara a la ciudadanía.

La cumbre que inició el viernes en Lima, Perú, y culminó este sábado, pese a que estuvo marcada por inconvenientes que impidieron la asistencia de algunos mandatarios como los presidente de los Estados Unidos, Donald Trump; de Ecuador, Lenín Moreno; y de Venezuela, Nicolás Maduro, logró desarrollar la agenda planeada y llegar a puntos comunes entre los dirigentes del continente, no solo en los dos ejes principales del evento ( corrupción y crisis en Venezuela), sino que fortaleció relaciones en materia de economía y cooperación.

Por el lado colombiano, el presidente de la República, Juan Manuel Santos, sostuvo reuniones bilaterales con los presidentes de Chile, Sebastián Piñera; de Honduras, Juan Hernández; de Argentina, Mauricio Macri; y de Perú, Martín Bizcarra. También conversó con el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence; con la canciller de Ecuador, María Fernanda Espinosa; y con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeu.

De estos encuentros se destacó la que tuvo con el vicepresidente de Estados Unidos, debido a que ese país anunció que va a donar 16 millones de dólares, adicionales a los que ya ha dado a Colombia, para fortalecer la atención humanitaria de migrantes venezolanos que continúan llegando al territorio nacional.

El funcionario estadounidense también le agradeció el apoyo del presidente colombiano frente al bombardeo que hizo Estados Unidos con Francia y Reino Unido en Siria por el uso de armas químicas. “Las fuerzas aéreas de Estados Unidos, Reino Unido y Francia adelantaron acciones exitosas y precisas contra las bases de armas químicas en Siria. Apreciamos su rechazo al uso de armas químicas y recibimos su apoyo a las acciones del presidente Trump y la primera ministra May autorizaron”, dijo Pence, al concluir la reunión con Santos.

Por su parte, el presidente de Colombia afirmó que rechaza de forma categórica y contundente cualquier uso de armas químicas. “Tenemos tratados internacionales y hemos mantenido ese compromiso y los seguimos manteniendo. Esperamos que el diálogo se pueda imponer para que no se escale cualquier tipo de enfrentamientos”, dijo.

El vicepresidente Pence, de la misma manera, reconoció el liderazgo del presidente Santos en la lucha contra las drogas. “Queremos agradecerle por el liderazgo que usted ha tenido en ese campo”, subrayó el vicepresidente, quien respaldó el plan acordado el pasado primero de marzo en Bogotá, en la reunión de alto nivel de Colombia y EE.UU., para reducir los cultivos ilícitos y la producción de cocaína”.

De otra parte, Juan Manuel Santos tuvo constantemente la atención de la prensa internacional por el asesinato de los tres periodistas ecuatorianos que habían sido secuestrados por alias ‘Guacho’, en marzo. De hecho, en su intervención formal a la cumbre, inició su discurso afirmando que Colombia le seguirá brindado apoyo a Ecuador en este caso.

“Les hemos prestado todo el apoyo y toda la colaboración desde el primer momento y se lo seguiremos prestando hasta que se capturen los responsables y se haga justicia. Creo interpretar a toda esta cumbre cuando le decimos al Ecuador que los acompañamos en este difícil momento”, dijo Santos.

Lo apoyaron en este pronunciamiento, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, quien calificó el ataque de “tremendo”, y aseguró que es un taque a la libertad de prensa que se debe rechazar. “La prensa libre es una salvaguardia de nuestra democracia y debe ser protegida”.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, también lamentó el hecho. “Nuestras condolencias por la trágica muerte de los tres periodistas que en ejercicio de su profesión fueron asesinados en un acto que condenamos. Ante este repudiable hecho rechazamos y nos solidarizamos con las familias. Es un ataque sin duda a la libertad de prensa”, añadió.

Sebastián Piñera, presidente de Chile, apoyó lo dicho por el mandatario argentino y agregó que se solidariza con las familias de los periodistas asesinados. “Quiero expresar mi mayor solidaridad con el pueblo ecuatoriano por el cruel y cobarde asesinato de dos periodistas y un trabajador”, agregó.

Otro de los jefes de Estado que se sumó a las voces de rechazo fue Evo Morales, de Bolivia. “Expreso todo nuestra solidaridad al pueblo de Ecuador y a las familias de los periodistas víctimas”.


Powered by