Internacional | Publicado el

50 años de la muerte del futuro de un país


Robert Kennedy revivió la euforia aprovechada años atrás por su hermano, durante las primarias demócratas de 1968. Cinco días antes de que terminaran, fue asesinado. FOTOS AP Y GOBIERNO ee. uu.

Estaba en California, el estado en el que se sentían mejor. Además del amor suicida que llegó a profesar la actriz Marilyn Monroe por John Fitzgerald Kennedy (JFK), era el pueblo el que recibía siempre con brazos abiertos el ánimo esperanzador que caracterizó a cualquier integrante de dicha dinastía política. De eso se dio cuenta Robert, montado en un carro descapotable, mientras recorría las calles de San Diego y Los Ángeles entre la algarabía que iba creando.

Era precandidato presidencial de los demócratas y restaba poco para la votación del 4 de junio. Se jugaba el prestigio de haber sido el líder que, recuperado del asesinato de su hermano, ascendió de nuevo en las filas del partido hasta el punto de liderar desde el sistema el movimiento que se opuso a la Guerra de Vietnam y que forzó la renuncia de su copartidario, el entonces presidente Lyndon B. Johnson, a la candidatura para su reelección.

Era un año turbulento, meses antes, el reverendo Martin Luther King Jr. era asesinado en Memphis, Tennessee, tras pronunciar su memorable discurso “I´ve been to the mountain top” (“Yo he estado en la cima de la montaña”), el 4 de abril.

La comunidad negra siempre agradeció a Robert Francis Kennedy (RFK) su reacción oportuna tras enterarse del crimen contra el héroe de la emancipación negra en Estados Unidos y Nobel de Paz 1964. Su respuesta ante el odio y la impunidad fue un poema.

“Mi poeta favorito es Esquilo. Él una vez escribió:

Incluso en nuestros sueños, hay dolores que no se pueden olvidar, caen gota a gota sobre el corazón, hasta que, en nuestra propia desesperación, en contra de nuestra voluntad, viene la sabiduría por la tremenda gracia de Dios’.

Lo que necesitamos en Estados Unidos no es división. Lo que necesitamos no es odio. Lo que necesitamos no es violencia y desorden, sino amor, sabiduría y compasión de unos a otros. Un sentimiento de justicia para aquellos que todavía sufren en nuestro país sean blancos o sean negros”.

Lejos habían quedado los días en que RFK y el movimiento de los derechos civiles desconfiaban mutuamente (entre 1957 y 1959): los unos porque consideraban a Kennedy alfil de la doctrina macartista, de persecución a líderes de izquierda y sindicalistas, y el otro porque los veía entonces como peones del comunismo internacional en plena Guerra Fría. Eso era ya parte del pasado, ahora los negros se alineaban férreamente con su campaña y le daban así la perspectiva de ganar las primarias demócratas.

El 4 de junio los californianos votaron masivamente. Aunque en principio la campaña Kennedy tuvo dudas porque arrancaba fuerte su principal rival, Eugene McCarthy, pronto todo se volvió festejo cuando las cifras le dieron la victoria. Acudió al hotel Ambassador de Los Ángeles a celebrar con sus simpatizantes. Estaba completamente atiborrado. Al llegar allí en plena madrugada del día 5, aludió a la misma esperanza de un país próspero y sin divisiones, la idea que desde su hermano se mantuvo viva. Incluyó también a los latinos. Se bajó de la tarima improvisada, poco después se escucharon los disparos.

“Pensé, ¿qué diablos está pasando en Estados Unidos? Perder a Martin Luther King Jr., y dos meses después a ‘Bobby’ Kennedy. Era demasiado”, dijo el afroamericano John Lewis, entonces asesor de campaña de RFK y hoy representante a la Cámara, en el documental “Bobby Kennedy para presidente”, que emite Netflix por estos días.

En el sitio fue capturado el cristiano palestino Sirhan Sirhan, inmigrante con problemas psiquiátricos, que aceptó el crimen bajo consejo de sus abogados para evitar la pena de muerte. No obstante, dicha persona sostiene hoy desde prisión que no recuerda haberlo asesinado. Los asesores de campaña de RFK apuntan a la ultraderecha del país como responsable del hecho, teniendo en cuenta las ideas que defendían los Kennedy.

Legado que revive

Además de documentales, en todo el país está aumentando el interés por rememorar el legado de una dinastía política que quedó en el corazón del pueblo. El moméntum de los Kennedy en el año 2018 no es gratis. Incluso el nieto de Robert, el representante a la Cámara Joe Kennedy III, lideró la respuesta demócrata al discurso del presidente Donald Trump sobre el Estado de la Unión, reivindicando los mismos valores de inclusión e igualdad (ver informe).

En diálogo con EL COLOMBIANO, Dan Beeton, director de comunicaciones internacionales del Centro para la Investigación Económica y Política de Washington, aseguró que “el legado de Robert Kennedy es muy diverso. No solo es visto como el mejor fiscal general que tuvo el país (1961-1964), sino que junto a su hermano se constituyeron en los defensores dentro del establecimiento de la emancipación de los afroamericanos. Eso hace inevitable un paralelo en la actualidad, en tiempos de turbulencia política y racial, para buscar ejemplos”.

Mauricio Jaramillo Jassir, internacionalista y docente de la U. del Rosario, coincidió: “cada vez que se reviven tensiones raciales y se pone en duda el modelo democrático estadounidense, las ideas de John y Robert Kennedy salen de nuevo a flote”.

Image
Image
Las luchas que tuvieron que adelantar los Kennedy durante la década de los sesenta están más vivas que nunca así hayan pensado sus enemigos que morirían con su asesinato.

Contexto de la Noticia

· El 30 de enero, tras el discurso sobre el Estado de la Unión de Trump, el representante Joe Kennedy III, nieto de RFK, dio la respuesta demócrata: “este gobierno quiere destruir la idea de que todos valemos en EE. UU, de que somos iguales”. Desde entonces su figura ha ido ganando influencia en el partido.


Powered by