Medio Oriente | Publicado el

¿Por qué los colegios privados de Pakistán protestaron en contra de Malala?


Malala a su regreso a Pakistán. FOTO AFP

La principal federación de colegios privados de Pakistán, con 200.000 escuelas afiliadas,protestó este viernes bajo el lema “Yo no soy Malala”, en la que acusó de “terrorismo ideológico” a la Premio Nobel de la Paz, que volvió el jueves al país por primera vez desde 2012.

Profesores pertenecientes a la federación, que ya en 2014 prohibió la lectura en sus centros del libro de la activista “Yo soy Malala”, lucieron brazaletes negros y explicaron en las clases a los niños los “perversos” planes de Malala Yousafzai, dijo en rueda de prensa el presidente de la Federación de Colegios Privados de Pakistán, Mirza Kashif Ali.

Lea aquí: Malala regresa a Pakistán por primera vez desde 2012

“No te damos la bienvenida Malala”, afirmó Kashif, en la ciudad oriental de Lahore.

El presidente acusó a la joven de 20 años de trabajar como agente para otros países, transmitir una ideología secular y defender al escritor Salman Rushdie y su libro “Los versos satánicos”.

“Condenamos este terrorismo ideológico y protestamos por ello”, remarcó Kashif.

En un video compartido por la federación, un grupo de niños portaba pancartas en las que se leía “Yo no soy Malalal”, con el nombre de la activista mal escrito con una l final de más, cantando por indicación de una profesora.

En otro video, un profesor explica a sus alumnos que Malala ha hecho un gran daño a la imagen internacional del país, especialmente del poderoso Ejército.

Esta misma federación prohibió la lectura en sus escuelas del libro “Yo soy Malala” de la activista y después publicaron otro titulado “Yo no soy Malala”, en el que la atacaban en 2014.

Según su página web, entre los objetivos de la federación figuran “salvaguardar y preservar la soberanía y la integridad y defender la Ideología de Pakistán” así como “defender y proteger la constitución de la República Islámica de Pakistán”.

La activista es un icono global por su lucha por la educación femenina, pero en su propio país es una figura vilipendiada por algunos, que la acusan a menudo de dañar al país o trabajar para la CIA, entre otras teorías.

La joven regresó el jueves a Pakistán por primera vez desde que en 2012 tuviese que salir después de que un talibán le pegase un tiro en la cabeza por su defensa de la educación de las niñas.

La niña, entonces con 15 años, fue trasladada para ser tratada a Reino Unido, donde aún vive hoy y estudia en la Universidad de Oxford.

En 2013, Malala y su padre, Ziauddin, crearon una fundación para concienciar acerca del impacto social y económico que tiene la educación de las niñas.

Un año después, se convirtió a sus 17 años en la Premio Nobel de la Paz más joven de la historia, galardón que compartió con Kailash Satyarthi, activista contra el trabajo infantil en la India.


Powered by